Izan Llunas es el joven talento que da vida a Luis Miguel niño en la serie sobre el cantante mexicano de Netflix, papel por el que se ha ganado tanto aplausos como una gran fama. Reconocimiento que lo ha llevado a estar bajo los focos y obtener una exposición global a sus 13 años. Oportunidad que el manager del joven cantante y actor no ha dejado pasar. ¿Y quién es? Marcos Llunas, el propio padre del niño, quien a su vez es hijo del cantante Dyango.

La carrera de Izan tomó vuelo, el problema es la alta demanda de conciertos y actividades a las que será sometido, ya que está a punto de comenzar una gira por 13 ciudades mexicanas en menos de 30 días. Algo que no ha pasado desapercibido por la prensa, donde se ha destacado que Llunas padre está tomando una actitud similar a la de Luisito Rey, el también progenitor y representante de Luis Miguel.

Pese a que el propio Izan se ha encargado de decir que su padre “no es igual. No es tan estricto. Estamos en diferentes épocas”, las comparaciones están a la vista. Pero está lejos de ser el último caso, ya que en el mundo del espectáculo estos son modelos que se repiten hace décadas. Incluso remontándose a 1935 cuando Jackie Coogan, el niño de la película “The Kid” de Charles Chaplin, demandó a sus padres por haberse apropiado unos 4 millones de dólares de la época (algo así como 48 millones de dólares actuales) provenientes de su trabajo.

Cantantes y actrices como Britney Spear, Lindsay Lohan, Miley Cyrus, Demi Lovato y el propio Luis Miguel son algunos nombres que comenzaron a hacerse un espacio desde pequeñas en la industria siendo representadas por su familia, casi siempre el padre, y que en algún momento terminan reventando por la presión a la que son expuestas y las exigencias del medio.

Acá recordamos algunos de los casos más icónicos:

– Michael Jackson

Cuando Michael aún era parte de los Jackson Five, su padre, Joe, le pagaba a todos sus hijos, una vez que se apagaban las luces y las cámaras se iban. Claro, el reconocimiento llegó el 2010, un año después de la muerte de la muerte de su hijo más famoso a los 50 años.

Pero esto no era nuevo. En 1993, durante una entrevista de Michael con Oprah Winfrey, el mismo cantante contó que “si no lo hacías bien, te destrozaba”, en relación a los golpes que les daba si fallaban en sus presentaciones con sus hermanos.

Un testimonio duro, pero que no rasgaba la profundidad de la situación. Su hermana mayor, La Toya, confesó que Joe “les pegaba a todos en la familia. Había mucho abuso. No solamente físico, también mental y sexual”.

Sobre esto, el papá de los Jackson, quien manejó sus carreras hasta que cumplieron 18 años, nunca reconoció nada más allá de golpes, incluso señaló que “no me arrepiento de los golpes. Los mantuvo a todos fuera de la cárcel y los enderezó”.

– Macaulay Culkin

El protagonista de “Mi Pobre Angelito” es otro de los niños que tuvo un explosivo ascenso en el mundo del espectáculo, pero que no pudo con los abusos de su padre, lo que terminó haciendo también desapareciera con la misma velocidad.

Kit Culkin, el padre, fue denunciado por su hijo como “un hombre malo. Era abusivo. Física y mentalmente”, dijo en el podcast “WTF”de Marc Maron durante enero de este año el actor que abandonó Hollywood por este motivo.

Como es sabido, Culkin fue uno de los rostros infantiles de los ’90, época en la que conoció al propio Jackson, gracias a su carrera en la actuación, la que ejerció entre sus cuatro y catorce años.

Pero todo cambió cuando sus padres se separaron. “Después de que hice Ricky Ricón en 1994, mis padres se separaron y fue una de las mejores cosas que me pasaron. Pude separarme del negocio y decirles que ojalá hubieran hayan hecho dinero porque no iban a sacar más de mí’”, señaló.

Pese a que Maculay pudo terminar el colegio y salirse de la industria, sus hermanos menores, Kieran y Rory, debieron continuar su legado: actuar para mantener a sus padres.

– Drew Barrymore

La otra cara de la moneda es la que vivió la actriz que se hizo mundialmente conocida por su papel en “E.T.” de Steven Spielberg en 1982, cuando ella tenía 6 años.

“Desde que me hice famosa por E.T., mi vida fue muy extraña. Un día era una niña y al siguiente me acosaba la gente que quería que les firmara mi autógrafo, que querían una foto o que solamente me querían tocar. Daba miedo”, contó a la revista People en 1989.

En el mismo artículo, confiesa que “después de mis diez años, estaba sentada en una habitación con un grupo de adultos jóvenes que fumaban marihuana. Quise probar y les pareció adorable una niña drogada. Eventualmente, eso me aburrió y mi mi mente adicta me dijo que si ya era adorable la marihuana también lo sería meterme con cosas más pesadas como la cocaína”.

La pregunta que surge a continuación es: ¿dónde estaban sus padres mientras ella con menos de 14 años (edad a la que se fue de la casa) salía con adultos?

“Mi papá no, solamente no estaba disponible para mí”, dijo sobre John Barrymore, quien la abandonó a los meses de haber nacido, pero que igual recibió el dinero que hacía su hija, quien pagó todos sus gastos médicos hasta el 2003, cuando murió por alcoholismo.

¿Y su madre? Jaid fue su representante y tampoco estaba muy interesada en lo que hacía su hija, más allá de recolectar el cheque por la producción de turno. “Cada quien tiene su propio viaje y único, el mío fue muy poco ortodoxo. Irónicamente me ha hecho completamente apropiada como madre. Me convertí en lo opuesto. Estas son las historias que les diré a mis hijos en un tono de ‘por esto es que nunca lo volvería hacer’”, contó Drew en entrevista con Ellen DeGeneres en 2017.

– Enrique Iglesias

Siendo también un artista que gozó de una gran fama, podría pensarse que Julio Iglesias sabría como tratar a Enrique, su hijo, pero nada más lejos de la realidad.

Iglesias jr. siempre creció bajo la sombra de su padre, quien nunca lo apoyó. Incluso, sus primeras canciones las presentó cambiándose el  apellido, Enrique Martínez. Y el dato de cómo financió este proyecto no es menor: la nana de familia, Elvira Olivare le prestó dinero, a quien le dedicó su primer disco.

Iglesias padre nunca apoyó la carrera de su retoño. Según contó hace años el propio manager del cantante de “Bailando” y “Héroe”, Julio dijo que su primer disco era una “mierda”. En tanto que el español que triunfó durante la segunda mitad del siglo XX, ha comentado que su relación no supera la cordialidad, ya que su hijo no aceptaría críticas.

– Ariel Winter

La más reciente en incorporarse a esta lista es una de las protagonistas jóvenes de la serie “Modern Family”, Ariel Winter, quien interpreta a Alex Dunphy.

La madre de la actriz que ahora tiene 20 años perdió la custodia y cualquier rol en su carrera, luego de que la artista presentara alegatos de abuso físico y emocional en el 2012, cuando era una adolescente de 14 años.

Crystal Workman, la mamá de Winter, siempre negó haberla agredido e insultado, pero la Justicia decidió que la actriz viva con su hermana mayor,  Shanelle Gray, quien sigue siendo su tutora.

Otra aliada que Ariel encontró en el camino fue Sharon Sacks, su profesora, quien era completamemte consciente del ritmo de vida a la que era expuesta la niña. “Su madre la mantenía despierta toda la noche en esas fiestas tan ridículas. Tenía 12 y 13 años y tenía que volver al set a las 6:30 o a las 7”, contó.

Pero el abuso físico y exponerla a situaciones que no iba acorde a su edad no fueron el único legado de su madre. Como a muchos actores y actrices que crecen en pantalla, sus cambios corporales quedan registrados a vista de todo el público. Un proceso que ya de por si es delicado, es aun más complejo si tienes miles de ojos sobre ti. Más aún si tu familia no te protege.

Ariel cuenta que cuando comenzó a desarrollar su cuerpo dejando atrás la infancia para comenzar a vivir la adolescencia, le llegaron miles de comentarios en redes sociales diciéndole que era gorda. “Durante la primera temporada (de Modern Family), estaba muy delgada y no tenía pechos ni caderas. Al año siguiente, ya habían crecido mucho y tenía un gran culo”, comentó al Daily Mail.

Oportunidad en la que también confesó que su madre, viendo en esto una oportunidad para seguir sexualizándola, algo que venpia haciendo desde que tenía 7 años. “Las faldas más cortas, trajes de marinerita, escotes, los vestidos más cortos del mundo. La gente pensaba que tenía 24 años cuando tenía 12.Si con esa edad me hubiesen propuesto una escena de desnudo, mi madre estaría de acuerdo”, contó en la misma entrevista.

– Christell Rodríguez

Estas historias de padres y madres no sabiendo llevar las carreras y vidas de sus talentosos hijos e hijas no son ajenas a nuestro país.

Una de las más recordadas es la de Christell Rodríguez, quien con 5 años imitaba a María José Quintanilla, otra cantante que debutó muy joven en escenarios y en la TV, en el programa “Rojo, Fama Contrafama”. Y a los 6 ya era conocida por sus interpretaciones de rancheras.

Los eventos pidiendo su presencia, videoclips, discos, giras y proyección internacional. Todo iba viento en popa hasta que durante el verano del 2004, en un show en la ciudad de Calama la niña se comenzó a sentir mal.

Evidentemente enferma, Christell pidió bajarse del escenario porque le dolía el estómago, lo que su padre, quien era su manager, impidió debido a las incomprensibles pifias del público presente. El papá, Christian Rodríguez, le pidió que cantara un tema más. “Tal vez fue un error. Había pifias y la gente no estaba conforme. Me sentí presionado. Fue un error mío. Tal vez lo manejé mal”, llegó a decir, según consigna El Mercurio en una crónica de la época.

El registro de esta situación, en unos años en que las redes sociales como las conocemos hoy eran dignas de un cuento de ciencia ficción, llegó rápidamente a los medios. El conductor del programa y hasta TVN debieron salir a dar declaraciones de forma oficial, en las que señalaron que estaban al tanto de las exigencias a la niña.

Christell después de ese episodio no volvió a tener el mismo espacio en pantalla, tanto por decisión de la familia como del canal. Años después, el 2017, Christell dijo haber hablado con sus padres al respecto y en Vértigo, aseguró que nunca hubo mala intención de ellos, solo mal manejo.