Esta tarde se realizó el primer cambio de gabinete del segundo periodo de Sebastián Piñera. A solo cinco meses del inicio de su mandato varios fueron los cambios que se realizaron en el equipo de ministros. El más destacado de ellos es la salida de Gerardo Varela desde la cartera de Educación.

Sus polémicas frases sobre los condones, bingos y el movimiento estudiantil le pasaron la cuenta ante Piñera y su equipo político, que a pesar de ponerle piso a cada uno de sus comentarios, no veían con buenos ojos sus desafortunados impasses y la baja aprobación ciudadana a su desempeño. En su reemplazo, asumirá Marcela Cubillos Sigall, que acaba de dejar el ministerio de Medioambiente para llegar a la cartera que dejó Varela.

Marcela Cubillos Sigall (51) es abogada de la Pontificia Universidad Católica donde fue alumna de Jaime Guzmán quien la incentivó a convertirse en militante UDI. Es hija de Hernán Cubillos, ministro de Relaciones Exteriores de Augusto Pinochet y uno de los organizadores de la Cofradía Náutica del Pacífico Austral, núcleo desde donde se conspiró el golpe de Estado a Salvador Allende.

Desde 2006 es pareja de Andrés Allamand, con quien se casó en el año 2012 en segundas nupcias, a pesar de haber votado en contra del divorcio en el año 2004. Fue diputada de la república entre 2002 y 2010, y se ha desempeñado como directora del centro de Evaluación de Políticas Públcias de la Universidad Mayor.

Este año fue elegida para ser la Ministra de Medio Ambiente de Piñera, cargo que desempeñó sin estar ajena a las polémicas. En mayo se reveló en un reportaje de Ciper que recibió indicaciones de parte de la empresa no minera SQM para la creación de este Ministerio en el año 2010. Además, la Asociación de Funcionarios de este ministerio denunció el despido arbitrario e ilegal de casi 10% de funcionario(as) y ha recibido críticas por la reforma al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), proyecto que contemplaría la eliminación de direcciones regionales, la disminución de participación ciudadana, además de el cierre de áreas sustentables de de este sistema.

En redes sociales y de diferentes organizaciones sociales y estudiantiles han celebrado la salida de Gerardo Varela, pero han sostenido críticas al arribo de Cubillos a la cartera de Educación. Su bajo desempeño en Medioambiente y su escaso currículum relacionado a lo educacional han sido el foco de las críticas.

Desde la Confech han sido los primeros en reaccionar ante la nueva Ministra de Educación. El presidente de la Federación de la Universidad Diego Portales (FEDEP), Rodrigo Rivera, señaló que “La ministra Marcela Cubillos solo representa la línea de la continuidad neoliberal de este gobierno de Piñera. Con su llegada no vemos se vaya a producir un fortalecimiento de la educación pública o que se mejore las condiciones de los colegios de este país.  El gobierno mantiene su agenda privatizadora y de mercado que pone por delante los intereses de los empresarios y no el de las y los estudiantes de Chile”.

“La nueva ministra tiene un perfil y está ligada a la dictadura. Por ende no se abren muchas esperanzas para los movimientos sociales a que vaya a cambiar la perspectiva de la educacion. Mas bien lo que se hace hoy día es ratificar la concepción de la derecha de la educación como un bien de consumo en contraposición a lo que decimos las y los estudiantes de Chile que es entender la educación como un derecho social”, afirmó el presidente de la FEUSACH, Juan Pablo de la Torre.

La presidenta FECH, Karla Toro, fue enfática en señalar que desde el movimiento estudiantil se había insistido en que el ministro Varela debía salir hace mucho debido no solo a sus desafortunadas frases sino que porque el omitía dar un debate de fondo y se ausentaba de cualquier tipo de posibilidad de discutir con el movimiento estudiantil.

Respecto a la nueva ministra, Toro señaló que a ella ya la conocen porque saben donde ha militado y con quien ha trabajado, pero que el foco debe estar en dar un debate de fondo en la educación. “Queremos dejar de hablar de dichos desafortunados de los ministros, queremos discutir respecto al fortalecimiento y la expansión de la educación publica, en donde el horizonte de una educacion no sexista tiene que estar dentro de este debate, donde terminar con las lógicas crediticias y con las becas sean una realidad al aportar directamente a la educación. Esperamos que la ministra este dispuesta en hablar sobre las demandas del movimiento estudiantil y no sea una piedra de tope para alcanzar la educación como un derecho“, finalizó la presidenta.