El cambio en el Ministerio de Medio Ambiente que el presidente, Sebastián Piñera, ha llevado a cabo la tarde de este jueves sustituyendo a Marcela Cubillos por Carolina Schmidt, ha generado reacciones diversas dentro del mundo de la organizaciones medioambientales y entre activistas y ecologistas.

Desde Greenpeace Chile alertaron de las “dificultades” que ha tenido el Ministerio de Medio Ambiente en “su instalación”. En este sentido, recordaron la salida del subsecretario de Medio Ambiente Rodrigo Benítez, quien renunció el pasado 28 de junio, por las malas relaciones que mantenía con la entonces ministra Marcela Cubillos.

“El Ministerio de Medio Ambiente, con la eliminación nacional de las bolsas plásticas, había logrado un avance legislativo relevante haciendo eco del apoyo ciudadano. Sin embargo, hay una serie de temas medio ambientales de gran relevancia que requieren una atención preferente por parte del gobierno”, dijo el director nacional de la ONG, Matías Asun, en referencia a la agenda proinversión y sus impactos y a la ley de cambio climático.

“Lo que esperamos y exigimos es que, de una vez por todas, es que el Ministerio de Medio Ambiente se termine por instalar para que así se concentre en los muchos y delicados temas que tiene por delante”, insistió Asun.

Desde Chile Sustentable, su presidenta, Sara Larraín, destacó a El Desconcierto “la oportunidad” para que la nueva ministra “tome en serio la agenda ambiental”. En este sentido, destacó el bloqueo de compromisos como la Ley de Biodiversidad y Áreas Protegidas y los pocos avances en materia institucional y legislativa. “Esperamos que, luego de que los parlamentarios presentaron otra moción para una Ley de Glaciares, el gobierno esté a la altura, apoye la moción y no siga haciéndole caso al Consejo Minero”, sostuvo Larraín. Eso, luego de criticar duramente la gestión de Cubillos en relación a esta cuestión: “Fue un escándalo que retirara la Ley de Glaciares porque una de las recomendaciones de la comunidad internacional es proteger los recursos hídricos y entre ellos los glaciares”, aseveró.

Larraín ambién puso el foco en el devenir de la Ley de Cambio Climático: “Tenemos poca claridad sobre si se va a mejorar la norma para termoeléctricas”, lamentó. Según ella, los niveles de generación de carbono en Chile son el doble de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la norma aún no se revisa. “Esperamos de Schmidt que retome una agenda que refleje las prioridades de sociedad chilena”, concluyó.