No pudo ser ayer porque 38 senadores votar en contra (31 a favor, dos se abstuvieron y uno se ausentó), pero esto no significa que el proyecto y la Campaña por el Aborto Seguro, Libre y Gratuito mueran aquí. De hecho, más pronto de lo que sus detractores creen, se encontrarán nuevamente frente al debate, y esta vez con mucha más presión social, una estrategia más trabajada del movimiento feminista y la movilización constante que obligará a escuchar. Antes de fin de mes, el Congreso abrirá nuevamente el debate sobre el aborto.

Según publica el medio La Nación, el próximo 21 de agosto el Gobierno enviará al Senado el proyecto de reforma del Código Penal que, entre sus modificaciones, contempla que un juez pueda eximir de pena a la mujer que se practique un aborto. Tampoco será punible esta práctica en caso de un embarazo producto de un abuso sexual. Se trata de un capítulo referido al aborto que, si bien mantiene el aborto como delito, contempla más excepciones que las que dispone el Código actual y busca un equilibrio entre todos los derechos constitucionales en juego: el derecho a la vida y el derecho a la libre disponibilidad del cuerpo de la mujer y a su autonomía personal.

Así, antes de fin de este mes, la despenalización de la interrupción del embarazo volverá a ser tema en las comisiones del Senado argentino y no será necesario esperar hasta marzo de 2019 -un año desde su ingreso- para volver a plantearlo, tal i como establece la Constitución cuando un proyecto es rechazado.

De aprobarse este nuevo Código ya no habrá mujeres presas por aborto -según las cifras oficiales, entre 2007 y 2016 fueron condenadas 63 personas por distintos tipos de delitos relacionados con el aborto-. De hecho, es probable que esto ocurra ya que una mayoría de legisladores, tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, que suscriben ambas premisas, por lo que sería probable que se aprobaran. Son los parlamentarios que mantuvieron una posición intermedia en el debate y que, a último momento del debate de ayer, un grupo de senadores intentó impulsar cuando comprobaron que el proyecto inicial no reunía la mayoría suficiente. Pero su propuesta llegó tarde.

“Debates que comienzan y van a continuar”

Tras la encendida discusión de ayer, el presidente argentino Mauricio Macri, aseguró que seguirá trabajando para que las mujeres “realmente tengan posibilidad de elegir y planificar sus vidas”. El mandatario reiteró su compromiso de entregar métodos anticonceptivos gratuitos y seguir capacitando a los docentes también en educación sexual y asesorías especiales en las escuelas.

“Es una agenda que tenemos que entenderla que nos compromete, el problema está y tenemos que seguir trabajando para que todas esas chicas tengan la posibilidad de elegir y planificar sus vidas”, señaló el presidente argentino. Y agregó:  “Espero que entendamos que estos son debates que comienzan y van a continuar. Los argentinos estamos madurando en libertad, estamos entendiendo qué significa vivir en democracia con libertad plena donde tenemos que aprender cada día más a escuchar al otro y entender que el otro puede tener otra visión y no hay que enojarse y tratar de convivir de la manera más pacífica posible”.