Con 38 votos en contra, 31 a favor y dos abstenciones, la sala de la Cámara Alta puso fin al proyecto de Ley por la interrupción voluntaria del embarazo.

Para quienes siguieron las maratónicas 16 horas de debate en el Senado trasandino sobre el aborto libre, voluntario y gratuito, documento que había sido aprobado por la Cámara de Diputados hace un par de meses atrás,  fueron testigos de una acalorada discusión.

Durante los días previos, medios argentinos proyectaban una votación estrecha y con tendencia hacia el rechazo de la despenialización y así fue cómo se dio.

La jornada de ayer miércoles mantuvo en vilo a la Argentina, especialmente a las mujeres, quienes en masa salieron para movilizarse y manifestar sus posturas a favor y en contra, llenando de verde las calles, el color a favor de esta demanda histórica por el derecho a decidir de las mujeres. En tanto que el celeste también tuvo un espacio, el símbolo de la postura antiaborto.

Debido a las normativas del Congreso argentino, debido al rechazo en el Senado, el proyecto de aborto libre no podrá volver a discutirse en las cámaras hasta el 2019.