Mientras la Comisión de Educación del Senado analiza el proyecto del gobierno que crea el Sistema de Financiamiento Solidario (SIFS), el Centro de Estudios Acción Educar planteó que el actual diseño de la iniciativa provocará que los estudiantes más pobres terminen más endeudados al finalizar sus estudios.

Sin embargo, el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, aseguró que no es así y descartó que desde La Moneda analicen la idea de condonar las deudas de los miles de endeudados con el Crédito con Aval del Estado (CAE).

En entrevista con La Tercera, Figueroa aseguró que “el proyecto está diseñado para beneficiar con mayor fuerza a los estudiantes más vulnerables, precisamente porque les entrega un mayor apoyo estatal y, en el evento de que exista una brecha a financiar, la disminuye claramente. Es un error señalar que perjudica a los más vulnerables. Hay que recordar que el sistema solidario es complementado con las becas que entrega el Estado”.

Respecto a la demanda histórica de condonación de la deuda, la autoridad del Mineduc enfatizó que “no creemos justo que todos los chilenos tengan que hacerse cargo de la totalidad de una deuda de los morosos, pero sí es razonable que ellos se puedan acoger a los beneficios de este nuevo crédito y contribuir a este sistema solidario retribuyendo lo recibido”.

El subsecretario recalcó lo “conveniente” es que el nuevo crédito en relación al CAE y sostuvo que espera que el Congreso despache con urgencia el proyecto de ley, porque “el nuevo sistema implica mejoras para quienes estudian con CAE y para los morosos. Mientras más se demore en aprobar se prolonga también la posibilidad de que miles de jóvenes puedan acogerse a los beneficios”.

Figueroa aseguró que esperan que el nuevo proyecto de financiamiento de la Educación Superior entre en vigencia en 2019 y añadió que están las condiciones para sacar a la banca del sistema, otorgando mayor estabilidad y permitiendo contar con un “sistema más eficiente desde el punto de vista fiscal, porque al sacar a la banca se eliminan una serie de costos de intermediación que no se justifican”.