Hasta la cárcel de San Miguel debió llegar durante horas de esta mañana el equipo de Bomberos Metropolitano Sur para controlar un amago de incendio que obligó a movilizar a todas las internas a ser trasladadas para proteger su integridad.

Todo comenzó en la torre 4 del centro penitenciario, según antecedentes preliminares, tras el suicidio de una mujer.

Este hecho, específicamente la forma en que Gendarmería habría tratado el cuerpo, desató la molestia de las reclusas quienes lideraron un intento de motín, en el que presuntamente se generaron enfrentamiento entre las internar y gendarmes.

La mujer fue derivada al Hospital Barros Luco, lugar donde terminó falleciendo debido a las lesiones que presentaba tras atentar contra su vida.

Hasta el recinto penal ubicado en calle Ureta Cox llegaron familiares de las internas, quienes se agolparon en las afueras alertadas por el humo que provenía del interior, lo que hizo recordar la tragedia del 2010 en que en esa misma cárcel fallecieron 81 reos a causa de un incendio.