Junto a la PDI y la Fiscalía, Carabineros de Chile es una de las instituciones encargadas de recibir las denuncias por casos de maltrato animal, en conformidad con lo dispuesto por la Ley 21.020 -presentada por los medios como “Ley Cholito”-, que desde julio del año pasado regula la tenencia de mascotas y establece sanciones que van desde los 60 a 540 días (tres años de cárcel) para los infractores.

Sin embargo, a través de redes sociales, se han sumado los casos que apuntan a funcionarios policiales por abusos contra animales domésticos, en su mayoría perros, que son justificados por la institución. El último ocurrió en Quilicura, donde un policía disparó a un perro callejero en medio de un operativo de detención de comerciantes ambulantes. Solo un día antes, otro can había recibido una patada en las costillas de parte de un carabinero en medio de una protesta, cuyo registro se viralizó rápidamente.

Los hechos de parte de la institución que debería velar por el cumplimiento de la ley han llamado la atención de animalistas y activistas en defensa de los derechos animales, quienes incluso han convocado a manifestarse en contra del maltrato frente a la 49º Comisaría de Quilicura.

1. “No les importó que hubiera gente”

Las redes sociales reaccionaron con indignación a la denuncia publicada por un joven llamado Julio Flores, quien difundió un video en donde se aprecia cómo un carabinero dispara a un perro mientras discute con un trabajador ambulante que se resistía a la detención.

“Hoy como a las 14.20 de la tarde iba a mi trabajo. Se estaban llevando a un comerciante ambulante los pacos y había un perro que ladraba y el paco de disparó matándolo de forma inmediata. No le importó que hubiera gente y la bala pudiera rebotar como tantos carabineros de Chile. Vergüenza nacional”, escribió Flores.

Según indicó Radio Bío Bío, la institución aseguró que el can impidió concretar con normalidad la detención, añadiendo que les ladraba e incluso habría intentado morderlos, razón por la cual el sargento Paredes decidió dispararle. Desde Carabineros también aseguraron que trasladaron al animal a una veterinaria para “intentar salvarle la vida”, aunque las imágenes lo muestran abatido en el suelo ensangrentado. Alrededor circulaban familias y niños, quienes presenciaron la violenta escena.

Un día antes, en medio de una protesta, un funcionario policial le propinó una patada en las costillas a un perro que se acercó en medio de otra detención policial. Alrededor, las personas que vieron el hecho reaccionaron con gritos e insultos.

2. Disparo en Plaza de Armas de Vallenar

En agosto de 2017, se conoció una nueva denuncia similar contra un carabinero en servicio, quien le disparó a un perro en plena Plaza de Armas de Vallenar. Todo comenzó cuando un grupo de canes comenzaron a ladrarle a un efectivo policial, que reaccionó echándolos con una patada. Pese a que los animales se habían alejado, según precisó el concejal Víctor Isla, uno de ellos “sin razón alguna, des funda su arma de servicio y le dispara al perro, dejándolo mal herido. Sin tener consideración que esa hora la Plaza está llena de escolares y de gente, es un lugar muy concurrido”.

El hecho provocó indignación en la ciudad, lo que motivó al alcalde Cristián Tapia, junto a la agrupación Patitas Vallenar a presentar una denuncia por maltrato animal ante la PDI. El animal fue trasladado de urgencia a la veterinaria municipal, donde le sacaron el proyectil, pero falleció por la gravedad de sus heridas. Tras el hecho, la institución volvió a argumentar que el animal había mordido al uniformado.

El llanto del hombre que era acompañado por el perro que recibió el disparo policial.

Testigos del lugar aseguraron que el policía intentó sacar a una persona que dormía junto a tres perros en el lugar, lo que habría motivado la reacción en defensa de uno de los animales. Sin embargo, a juicio de las autoridades locales, el hecho no justificó el uso del arma de fuego: “El perro mordió al carabinero, luego el funcionario se zafó y le pegó una patada al perro y luego de eso surgió el disparo. Habían muchos niños a esa hora, ocupar un arma de fuego en esas condiciones, creemos que es súper delicado. Fue desproporcionado el uso del arma”, cuestionó el edil de Vallenar.

En agosto de 2016, otro funcionario mató de un disparo a un perro que defendía a un hombre de la detención en Coyhaique.

3. “Lo maté, lo maté”: Violencia policial en San Bernardo

Los hechos ocurrieron en diciembre del año pasado, cuando un grupo de uniformados de la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) de la 14° Comisaría de San Bernardo ingresó a la casa de Luis Flores, en búsqueda de un narcotraficante de la zona.

Al entrar a la casa, golpearon al dueño de casa frente a sus hijos menores de edad. Al ver a su amo siendo agredido, Joaquín, el perrito del hogar, comenzó a ladrarle a los uniformados e intentó atacarlos. Los policías reaccionaron pateando al animal hasta causarle la muerte y luego descubrieron que se habían equivocado de domicilio.

“Un carabinero del GOPE (…) toma al perro ‘Joaquín’, lo saca al patio trasero donde le pega dos patadas. La segunda de esas patadas hace que el perro dé un fuerte grito de dolor y finalmente, le provoca la muerte tras estrellarse contra la muralla del patio. El carabinero en cuestión, entonces, comienza a gritar de forma burlesca y descontrolada ‘lo maté, lo maté’”, consignó Flores en su querella contra la institución, interpuesta en febrero de este año ante el Juzgado de Garantía de San Bernardo.

El hombre asegura que los policías “no cesaron su violencia” a pesar de haber notado que era la casa errada. En el documento también acusaron que cuando el animal ya estaba muerto, la familia le pidió a Carabineros que les devolvieran el cuerpo, pero los uniformados optaron por meter al perro dentro de una bolsa de basura y se lo llevaron en la maleta de su vehículo. 

“Todo esto lo tiene que arreglar Fiscalía… y si seguís webiando (sic), volvemos y te cargamos”, habrían respondido ante las súplicas de la familia, además de burlarse por la tristeza del dueño del animal diciéndole que “los hombres no lloran”. Flores agregó que luego fue obligado a firmar un documento en donde reconocía que solo hubo daños materiales en el lugar. El caso está en investigación.

En marzo de 2016, otra familia de San Bernardo denunció una situación similar a Chilevisión: Tras un control policial en la calle, su perra se exaltó por los gritos y salió de la casa, atacando a uno de los policías que circulaba en moto. Éste se defendió golpeando al animal, el cual huyó a su casa para ocultarse. Luego, según contó su dueña Nataly, “bajó de la moto con la pistola en la mano, y me dijo que abriera la puerta que iba a matar a mi perro. Yo abrí la puerta y le dije que estaban mis hijos chicos. Y le disparó”.

Perro Joaquín, asesinado en San Bernardo por Carabineros.

4. El lumazo a “Torombolo” en Arica

En noviembre de 2016, se viralizó el video de la joven Sofía Lorenzonni llorando desesperada con su perro en los brazos, mientras la mascota sangraba de su ojo derecho. “Torombolo” es el nombre del perro de la artista callejera, quien sufrió una brutal agresión de parte de un funcionario policial en la plaza ubicada frente al Morro de Arica, donde Sofía y otros jóvenes practicaban malabarismo.

Mientras el cabo Gonzalo Duprat circulaba por el lugar, el perro le habría ladrado insistentemente, lo que ocasionó que lo agrediera de un lumazo, reventándole el ojo. El momento fue grabado por los presentes, que le advirtieron que lo iban a funar en redes sociales: “Es normal, un perro ladra. Y el oficial no me dio ni un segundo para agarrar a mi perro, ni me dio una advertencia de ‘agarre a su perro’. Sacó la luma y le pegó en la cara a mi perro y lo dejó así“, relató su dueña más tarde.

Así quedó “Torombolo” tras la agresión policial.

El pequeño “Torombolo” fue llevado rápidamente al veterinario, pero su dueña se decidió a denunciar ante la Brigada de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural de la PDI, ya que aún no regía la Ley de Tenencia Responsable. “Un animal es un ser que hay que respetar, como se respeta cualquier vida humana”, enfatizó su dueña, mientras que desde la institución policial aseguraron que “alrededor de la cuarta vez que este perro trató de acercarse al personal de Carabineros para morderlo, el carabinero reaccionó en una forma natural y lo golpeó en la cabeza con el bastón de servicio”.

4. Violencia innecesaria contra una oveja en Osorno

En enero de 2017 se viralizó un video que muestra a un carabinero “simulando” la detención de una oveja en Osorno, mientras golpea y maltrata innecesariamente al animal. “Regístrala, regístrala”, lo invita el funcionario que está grabado, mientras el otro intenta tomar a la oveja amarrada para subirla a un carro policial.

“¿Y esta hechiza conchaesumadre’?”, pregunta el carabinero jalando las orejas del animal, mientras que el policía que la acompaña bromea: “Ya, te fuiste detenida por por ley de infracción de armas”.

En Facebook, la usuaria que compartió el video aseguró que “en Osorno se presencia el reiterado maltratato de un par de Carabineros hacia una oveja, uno de ellos es el Capitán Jiménez. Es insólito que se sigan presenciando estas cosas, mientras no hagamos nada, no denunciemos, jamás terminaremos con la agresión hacia los animales”.

5. Atropella a perro y se niega a llevarlo al veterinario: “¿Y si me muerde?

Aunque la institución se ha empeñado en difundir cada caso en que un funcionario policial presta ayuda a un animal atropellado, los protocolos no parecieran estar tan claros cuando uno de ellos es el responsable de herir a un animal

Así ocurrió en la localidad de El Monte, donde una patrulla policial atropelló a un perro callejero. En el video difundido por Anubis Santibáñez, los policías aparecen observando al animal que agoniza en el suelo, mientras ella los increpa para que lo lleven a un veterinario: “Los perros no deberían andar en la calle”, le responde el funcionario a modo de justificación.

En el registro, Santibáñez el insiste al uniformado para que el animal reciba atención médica y él replica: “¿Y si me muerde?”. Posteriormente, la usuaria aseguró que llamó para pedir ir por su cuerpo para enterrarlo y desde Carabineros le respondieron que no le darían más información, ya que no era la dueña del animal. “No porque sean carabineros tienen el derecho de tratar a la gente y los animales como a ellos se le de la gana”, cuestionó la mujer.

Bonus: Cuestionamientos al “uso” que Carabineros da a los perros en detenciones y protestas

Recientemente se difundió un registro visual que muestra el violento actuar de Carabineros en los alrededores de La Vega Central. Al parecer, los uniformados pretendían detener a una persona que dormía en la calle acompañada de sus animales. Al tratar de defender al hombre, los funcionarios provocaron a sus perros con los canes de la institución, armando una gran pelea que casi lo daña. El hecho se viralizó como una muestra del irresponsable actuar de la policía con sus propios animales.

Del mismo modo, durante años, ha sido motivo de críticas el uso de caballos como elementos de represión en las manifestaciones. En una de las protestas estudiantiles de 2011, un caballo recibió un corte de arma en su cuerpo, lo que despertó las críticas de los animalistas. Anteriormente, otro ejemplar había sido herido en la mandíbula durante la represión de las manifestaciones del 11 de septiembre en el Cementerio General.

“Se les está exponiendo a sabiendas de que es altamente probable que resulten lesionados”, aseguró entonces Florencia Trujillo, directora legal de Ecópolis.