El Consejo para la Transparencia (CPT) falló por primera vez a favor de Oceana, y ordenó a las salmoneras entregar la información sobre la cantidad de antibióticos utilizados por empresa y centro de cultivo durante 2015, 2016 y 2017, luego de que 18 de 24 empresas se negaran a dar los datos solicitados en febrero de este año por la organización de conservación marina, aduciendo que la divulgación de los datos “las pondría en riesgo desde un punto de vista competitivo, económico y comercial”.

Lo anterior representa un cambio de criterio en el CPT, dado que históricamente había negado la entrega de la información y solo había sido posible conseguirla por vía judicial. En esta ocasión, según el fallo del organismo, las compañías que se opusieron a entregar los datos no acreditaron que su entrega “afecte los derechos comerciales y económicos de las empresas”, agregando que “existe un interés público asociado al conocimiento de tales antecedentes al encontrarse vinculada con una materia que puede comprometer la salud pública”.

Sin embargo, respecto a la biomasa producida entre 2015 y 2017, información que también fue solicitada por Oceana, el CPT solo ordenó la entrega voluntaria de los datos.

“Conocer solo la cantidad de antibióticos utilizados sin los datos de producción de salmones, no nos permite tener un panorama completo de la industria, ni tampoco detectar qué compañías están haciendo un uso abusivo de antibióticos”, explicó Liesbeth van der Meer, directora Ejecutiva de Oceana.

A la vez, agregó que “a nivel nacional sabemos que los salmonicultores chilenos utilizan 1.400 veces más antibióticos por tonelada producida que Noruega, el principal productor mundial, pero ese dato no es suficiente para que los consumidores tanto en Chile como en el mundo sepan cuáles compañías son las que están produciendo de manera irresponsable. Necesitamos además que los consumidores en el extranjero presionen para que se reduzca el uso de antibióticos en Chile”.

A pesar de fallos judiciales, siguen negando la información

Previamente, la Corte de Apelaciones de Santiago falló a favor de Oceana en dos oportunidades, luego de que las salmoneras se negaran a entregar la información del uso de antibióticos entre los años 2009 y 2014. En la última sentencia, en mayo de 2016, la Corte también descartó que se afectara la competitividad comercial, destacando la importancia del control social para “que los ciudadanos puedan conocer la forma como se han producido las especies que adquieren y consumen”.

Asimismo, subrayó que “la información solicitada [por Oceana] compromete de modo grave el interés público y por ende su entrega debe prevalecer por sobre los intereses de las empresas que niegan su publicidad”. Con esa información, Oceana realizó por primera vez un ranking con las cinco compañías que más antibióticos utilizaron en el periodo, las cuales usaron siete veces más fármacos por tonelada producida que las que figuran al final del listado.

En la solicitud de este año, algunas de las empresas que se opusieron a la entrega de la información están las principales salmoneras del país como AquaChile, Marine Harvest, Cermaq y Salmones Multiexport, siendo esta última, la compañía que se ha opuesto históricamente a transparentar sus datos.

“Exigimos que esta información esté fácilmente accesible para todos los consumidores y deje de quedar al criterio de las empresas. No puede ser que frente a la oposición de algunas compañías tengamos que enfrascarnos en procesos judiciales que duran años para obtener los datos”, señaló van der Meer.

Las otras compañías que negaron la información son Australis Mar, Salmones Humboldt, Cultivos Yadrán, Exportadora Los Fiordos, Granja Marina Tornagaleones, Holding and Trading (Salmonconcesiones, Salmones de Chile y Salmonconcesiones XI Región), Invermar, Salmones Austral (Salmones Pacific Star y Trusal), Salmones Aysén, Salmones Frío Sur, Salmones Magallanes, Productos del Mar Ventisqueros y Cooke Aquaculture Chile.

Del total de empresas a las que se le solicitó la información solo accedieron a entregarla Aquagen S.A., Nova Austral S.A., Salmones Antártica S.A., Salmones Iceval Ltda., Salmones Blumar S.A., y Salmones Camanchaca S.A. Salmones Caleta Bay S.A. accedió a entregar solo la cantidad de antibióticos utilizada, pero no la biomasa producida.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el excesivo e inadecuado uso de antibióticos tanto en la producción animal como médico está contribuyendo a lo que se conoce como resistencia bacteriana, un problema de salud pública de máxima preocupación mundial. El organismo internacional ha dicho que, de no tomarse medidas inmediatas, algunos procedimientos como el trasplante de órganos, cesáreas, quimioterapias y el tratamiento de la diabetes se convertirán en procedimientos de altísimo riesgo.