Las recientes elecciones primarias demócratas en Estados Unidos lograron un resultado histórico para las comunidades LGBTIQ+. En Vermont, Christine Hallquist, se transformó en la primera mujer transgénero en ganar la nominación de un partido estadounidense para ser gobernadora de Estado.

Hallquist obtuvo un 48,1% de los votos en unas primarias en las que enfrentó a otros tres demócratas, uno de ellos un joven de 14 años, Ethan Sonneborn, que logró un nada despreciable 8,2%. En noviembre se enfrentará al actual gobernador, Phil Scott, que con un 67,2% ganó las primarias republicanas.

Antes de postularse para gobernadora, Hallquist pasó 12 años como jefe ejecutivo de la empresa Vermont Electric Cooperative, una firma que ella logró sacar del borde de la ruina. En el año 2015, inicia su transición de hombre a mujer convirtiéndose en una de las primeras líderes empresariales en hacer su transición mientras estaba en su cargo ejecutivo.

Su transición fue documentada por su hijo en un documental llamado “Denial“, que muestra la campaña de Christine a la gobernación además de aspectos cotidianos de la vida y como va a aceptando su nueva realidad.