Tras cumplir los 80 años, la actriz Jane Fonda no para. Por estos días, protagoniza la exitosa serie de Netflix “Gracie y Frankie” y trabaja en un papel principal de la película “Cuando ellas quieran”, una comedia de Paramount dirigida al público mayor.

A juicio de Fonda, las mujeres mayores son uno de los grupos demográficos que más rápido han crecido en el mundo, lo que ha provocado que los ejecutivos de cine y televisión se den cuenta de su existencia: “Si solo se cuenta la mitad de la historia, todos nos estamos perdiendo una parte. Por eso creo que vamos a ver cada vez más películas y series con mujeres mayores, donde les vamos a ver manteniendo relaciones sexuales, porque muchas personas de esa edad las tienen“, afirmó en entrevista con El País.

En mayo pasado, la actriz promocionó la cinta “Book Club”, que aborda la historia de cuatro mujeres de su edad, cuya vida sexual revive tras conocer una novela erótica. Entonces, Fonda había dicho que “he cerrado la tienda ahí abajo. No voy a salir más con nadie, tengo ochenta años y estas cosas acaban cuando tú lo decides”.

Sin embargo, la actriz escribió un libro sobre el tema y se muestra defensora del sexo en las mujeres de edad avanzada: “Entrevisté a mucha gente de noventa años, incluso a una pareja en la que ambos tenían más de 100. A esa edad todo es diferente y puedo hablar de ello porque tengo 80. Uno pierde ciertas cosas, como la espontaneidad, especialmente si el hombre también es mayor. Pero planificar puede ser muy erótico. Y a la vez para las mujeres es mejor a esta edad, porque conocemos mejor nuestros cuerpos y ya no tenemos miedo a pedir lo que nos gusta“, señaló.

A sus 80, Fonda tampoco quiere regresar a los 40 años, no hay nostalgia posible: “Las mujeres a esa edad pasan por muchos cambios corporales. Odié mis 40. Ahora es posible estar sana durante más tiempo porque sabemos que es lo que hay que hacer: mantenernos activos y comer más cuidadosamente. Eso nos permite vivir más y mejor”.