A través de una declaración pública, la Asociación de Editores Independientes, Universitarios y Autónomos de Chile anunció que no participarán con un stand colectivo en la próxima Feria Internacional del Libro de Santiago. 

“Creemos necesario trabajar y avanzar, en conjunto con todo el sector vinculado a la lectura y el libro. Pensamos que es importante sumarse a la construcción de espacios diversos, inclusivos y participativos, poniendo el interés colectivo como horizonte, lo que permitirá volver a darle sentido y espesor cultural a FILSA”, explicaron.

A la vez, los editores independientes sostuvieron que esto ayudará a enfrentar “de manera diferente los múltiples desafíos del mundo del libro, que van más allá de esta feria, y en la que es necesaria la participación de todos para avanzar en la construcción de un ecosistema diverso, con equilibrios básicos, para que el libro recupere su base cultural, educativa y liberadora por sobre el carácter comercial como fin único”.

“Chile necesita potenciarse como país creador y productor a nivel intelectual, para no seguir condenados a una economía desigual y de exportador primario: a ello aspira la Política Nacional de la Lectura y el Libro”, argumentaron.

A la vez, recalcaron que para lograr que FILSA sea una feria de todos es necesario “que exista un comité o directorio que ejerza una dirección efectiva en ésta y en el que participe al menos un representante de cada una de las cuatro agrupaciones firmantes de los protocolos anteriores, así como también un representante del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio”.

Desde la Asociación de Editores Independientes, Universitarios y Autónomos de Chile aseguraron que esto podría materializarse bajo la forma de una fundación “en la que estemos todos involucrados y, podamos así, lograr una gestión colectiva. Además creemos que para avanzar es necesario que exista transparencia de la información en todos los ámbitos de la organización y resultados del evento; y un trato equitativo para todos los expositores y las editoriales en los diversos aspectos, como los espacios de exhibición, y la programación cultural y comunicacional”.

En su declaración, señalaron que han estado en conversaciones con la Cámara Chilena del Libro para firmar un protocolo de acuerdos que deje por escrito un compromiso de trabajo para la próxima feria y el futuro.

“Si bien la Cámara accedió a firmar un protocolo, en el documento propuesto por esta institución no quedan plasmados los acuerdos que para nosotros son los mínimos para avanzar hacia una “feria de todos”. Independientemente de la decisión de Editores de Chile en relación al stand colectivo, esta no imposibilita a las editoriales socias a nuestra agrupación a participar por su cuenta en FILSA 2018″, aclararon.

Por último, señalaron que entre el 4 y 7 de octubre de este año se realizará la séptima versión de la Primavera del Libro en el Parque Bustamante. En dicha feria, que tendrá entrada gratuita, participan cada año más de 100 editoriales independientes, universitarias y autónomas, organizada por Editores de Chile, con apoyo de la Municipalidad y de la Fundación Cultural de Providencia.

“Hoy, nuestro tiempo y energías están puestos en hacer de este evento una gran festejo del libro y todo su ecosistema”, cerraron.