“Tengo que ventilar una de las mayores miserias que tenemos en este país, que es el Sename”, comenzó comentando el fotógrafo Jordi Castell al contar un “doloroso” episodio que vivió  con el Servicio Nacional de Menores (Sename) al intentar apadrinar a una niña.

Según relató en el programa “Llegó tu hora”, Castell se contactó con el Servicio para ayudar  a una niña que lo conmovió. “Se ofrecía la adopción como posibilidad, pero yo quería ofrecerle estabilidad, alimentación. Llevarla a los cumpleaños, comprarle ropa. Era más cercano a un guardador”, detalló.

Fueron tres las psicólogas las que le negaron la opción. “Básicamente, al tiro, lo primero (que me dijeron) fue ‘no estás capacitado para ni siquiera postular a esto'”, subrayó.

Castell cuenta que en esa época tenía entre 35 y 37 años, y dice que tocó la puerta varias veces pero que “todos coincidían en lo mismo”.

¿La explicación que le dieron? “Que era homosexual” y eso era un impedimento para siquiera comenzar con el proceso. Así de claro.

“Lo más humillante que, ni siquiera me hacen la prueba psicológica, fue que dijeron ‘si tú no fueras tan explícito con tu sexualidad y con tu vida pública, probablemente tendrías mejor opción de postular'”.

“Es como empezar a pedir permiso para salir a la calle”, sostuvo.