Entre 2010 y junio de este año, las ramas de las Fuerzas Armadas y las de Orden y Seguridad recibieron un total de 284 denuncias relacionadas con violencia de género, divididas entre acoso sexual, abuso sexual, violación y otro tipo de conductas inapropiadas, según publica este lunes un reportaje de Radio Bío Bío.

Divididos por rama, Carabineros fue la institución que más denuncias registró, con un total de 160, seguida del Ejército con 78. En tanto, la FACh reportó 29 y la Armada 17, de acuerdo a información obtenida a través de la Ley de Transparencia. La única entidad que no dio respuesta a la solicitud realizada por esta vía fue la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), que violó abiertamente el plazo que establece el cuerpo legal.

Del total de denuncias, 127 fueron por abuso sexual, 103 por acoso sexual, 38 por violaciones y 16 por otros actos indebidos, y 103 casos terminaron con sanciones, lo que equivale a un 36%. Dentro de los castigos aplicados, los más frecuentes fueron las desvinculaciones –también conocidas como baja, llamado a retiro o separación del servicio–, que se aplicaron en 48 oportunidades, y la imposición de días de “arresto militar”, aplicado 37 veces para algunos de los acusados.

El día de arresto, implica una anotación por escrito en la hoja de vida del funcionario e incide directamente en la calificación anual de desempeño. En otras palabras mientras mayor es el número -desde 1 hasta 20- aumenta la probabilidad de que abandone la institución.

Carabineros fue la institución que más aplicó medidas disciplinarias, en 67 casos, seguidos por la FACh y la Armada que registraron 13 cada una, mientras que el Ejército sancionó en 9 casos. Esta última rama castrense, sin embargo, reconoció que no tiene información de lo que ocurrió con el desarrollo de 56 denuncias.

Las acusaciones han ido en un fuerte aumento en los últimos años: mientras en 2010 se registraron ocho, al año siguiente subieron levemente a 10. El punto de inflexión fue en2013, cuando 35 personas se atrevieron a denunciar. En los últimos años, el nivel ha fluctuado sobre las 40 e incluso en 2017 el número llegó a 59, mientras que en lo que va de 2018 hay 40.

Los protocolos son recientes

Uno de los factores que explica la diferencia en la cantidad de denuncias recibidas por cada institución es el tamaño de ellas. En Carabineros y el Ejército, que fueron las que encabezaron los registros, su dotación de personal supera las 50.000 personas, la Armada está compuesta por 25.000 efectivos y la FACh con 12.000 efectivos.

Por eso, en el caso del Ejército, la jefa del área de Responsabilidad Social Institucional de la Dirección de Personal, teniente coronel Bárbara Ojeda, señaló que “consideramos que las 78 denuncias registradas, tomando en cuenta la cantidad de personal que tiene el Ejército, es un nivel bajo”.

“Es menos del 1%. No obstante ello, el Ejército está preocupado de hablar de estos temas, de visualizarlos, y además de abordarlos con protocolos claros para la acción de las denuncias, el acompañamiento de las víctimas y la educación de estos temas”, afirmó. En dicha institución, en 2016 se creó el primer protocolo para combatir estas conductas. 

Desde la Marina, en tanto, aseguraron que siempre han contado con canales formales para denunciar, y que a partir de la promulgación de la ley que tipificó y estableció sanciones para el acoso sexual, elaboraron un protocolo para abordar este tipo de materias.