Durante el pasado sábado, varios integrantes de “La Manada”, el grupo de hombres españoles que fueron condenados por el delito de abuso sexual en contra de una joven en la Fiesta de San Fermín, fueron expulsados por la gente de una piscina municipal ubicada en el sector de Palomares del Río, en Sevilla.

Los hechos ocurrieron luego de que los bañistas advirtieran quiénes eran y comenzaran a increpar a los sujetos. Fue tanta la incomodidad que generaron, que tuvieron que pasar a otra zona hasta que cerró la piscina, cuando recién pudieron abandonar el lugar.

Por su parte, el Ayuntamiento de Palomares emitió un comunicado firmado por Juana Caballero, en donde establece que no permitirán que personas “non gratas” hagan uso de este tipo de espacios públicos.

“Desde este equipo de gobierno no vamos a permitir que personas que han sido declaradas ‘non gratas’ por parte del Pleno de este Ayuntamiento vengan a nuestro municipio a utilizar nuestro espacios públicos para provocar alarma social, ni vamos a permitir que un operario municipal utilice las dependencias municipales para uso personal, de sus familiares y/o amigos”, sostuvieron.

Los presentes señalaron que a partir de la presencia de los tipos se generó “una importante alarma social”, por lo que esperan que no vuelva a repetirse que miembros de “La Manada” accedan a dependencias del polideportivo municipal en horario de apertura al público.

“Los usuarios, al reconocer a estos violadores, comenzaron a increparles con gritos en contra de su presencia, por lo que fueron acompañados por este operario municipal a las dependencias anexas del campo de fútbol, donde permanecieron hasta que cerró la piscina”, añadió.

La situación provocó la apertura de un expediente informativo, con el objetivo de determinar las responsabilidades que “esta persona pueda tener con respecto al uso indebido de unas instalaciones públicas para beneficio de unos violadores”.

Por último, la resolución de las autoridades locales señala que “no vamos a permitir que Palomares del Río se convierta en refugio de violadores ni de delincuentes, ni vamos a tolerar que nuestra ciudadanía se sienta alarmada por este tipo de visitantes indeseables”.