Esta mañana, las distintas bancadas de la oposición concretarán la esperada acusación constitucional contra los jueces Carlos Künsemüller, Hugo Dolmestch y Manuel Valderrama, todos de la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema, por sucesivos fallos que otorgaron la libertad condicional a genocidas condenados por violaciones a los Derechos Humanos durante la Dictadura.

Sin embargo, esta acusación podría recibir un inesperado apoyo de Chile Vamos y del diputado pinochetista de la UDI, Ignacio Urrutia. El diputado analiza esta posibilidad ante la ventaja que, en caso de destitución de los ministros, se puedan nombrar nuevos ministros que no sean de “izquierda”.

El diputado señaló que si bien están evaluando la posibilidad de votar a favor de esta acusación, no sería por los mismos argumentos que utilizan los diputados de oposición.

“Estos tres jueces, junto a otros, durante varios años han venido condenando por ficciones jurídicas a varios uniformados en retiro (…). Creemos que sería una buena oportunidad para poder sacar a tres jueces de la izquierda de la Corte Suprema y darle la oportunidad al Presidente Piñera de nombrar a magistrados que realmente respeten las leyes y la Constitución”, afirmó Urrutia.

A pesar de la impensada situación de que al derecha apoye esta acusación, algunos diputados UDI estarían dispuestos a apoyar la destitución de estos tres ministros. Uno de ellos sería Osvaldo Urrutia, quien al igual que el tambien diputado Urrutia, votaría a favor de esta acusación para sacar a jueces que según él han “faltado a la ley”, ya que por una “ficción jurídica” han condenado a genocidas a la cárcel.

La acusación sera presentada el día de hoy y cuenta con el apoyo del Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría. Estará fundamentada jurídicamente en un abandono de deberes reflejado por la no aplicación de los convenios internacionales de Derechos Humanos que han sido ratificados por Chile en los fallos de la sala penal.