Ramala, Jericó, el Valle del Jordán, Belén y Jerusalén. Son las ciudades de la Cisjordania ocupada que visitará una delegación parlamentaria de Chile desde este viernes y hasta el próximo 31 de agosto, como parte de una comitiva de observadores de la realidad de los de campos de refugiados y de la población civil palestina, que desde el año 1948 vive bajo una ocupación ilegal del Estado de Israel.

En el viaje participan los diputados Sergio Gahona (UDI), quien preside el Grupo Interparlamentario Chileno-Palestino; Jorge Brito (RD), uno de los vicepresidentes de la instancia; Maite Orsini (RD), Karol Cariola (PC), Matias Walker (DC), Gabriel Boric (MA), Jorge Alessandri (UDI), Andrés Longton (RN), Jaime Bellolio (UDI), Marcos Ilabaca (PS) y Francisco Eguiguren (RN).

Durante la visita, los legisladores participarán en distintas reuniones con autoridades palestinas, activistas y organizaciones a favor de los derechos humanos, entre ellos destacan los encuentros con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas; con la joven Ahed Tamimi, liberada tras pasar 10 meses en la cárcel, y su familia; y la diputada Hanan Ashrawi,  unas de las líderes de la Primera Intifada que hoy ocupa altos cargos en distintas organizaciones palestinas e internacionales.

La visita se da en el marco de una invitación de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), una coalición de movimientos políticos creada por en Jerusalén Este y considerada como la única representante legítima del pueblo palestino.

“Queremos traer a Chile la realidad de un pueblo que vive su cotidianidad bajo un régimen de apartheid”, explicó a El Desconcierto el diputado Jorge Brito. El parlamentario hizo hincapié en que la visita no “cuesta ni un peso al Congreso” porque se trata de “un esfuerzo de la comunidad palestina para permitir que parlamentarios de distintos sectores conozcan su realidad diaria, de pasar por un checkpoint y estar sometido a diario a la ocupación militar de una potencia extranjera”.

Sobre el plan de viaje, Brito comentó que visitarán distintos campos de refugiados “para llevar el mensaje de muchos ciudadanos de nuestro país que empatizan con un pueblo sometido a ocupación militar extranjera”. Para el parlamentario, la visita también supone, a nivel personal, un “reencuentro” con sus raíces, ya que sus antepasados son oriundos de Belén.