El cantante Álvaro Henríquez habló a tres meses del transplante de hígado al que se sometió en mayo de este año.

El líder de Los Tres sostuvo un diálogo con Sábado, donde habló sobre su nueva vida alejada del alcohol y sus pretensiones por volver a tocar con su banda y sacar nuevos discos.

Henríquez criticó a quienes lo atacaron por haber recibido un nuevo hígado, acusando que el artista fue privilegiado por encima de otras personas.

“Esto no funciona así, tiene que pasar por una comisión. Todas esas cosas (que decía la gente) no las leía. Creo que es una agresividad que está en el ambiente desde hace un tiempo y no lo digo solo por mí. Hay mucha gente frustrada, que la vuelcan en estas redes sociales y si pueden hacerle daño a alguien, van y lo hacen mierda y con eso son felices“, afirmó.

El cantante descartó que el malestar en su hígado se haya debido exclusivamente a su excesivo consumo de alcohol. “No era solamente eso, también un tema de pastillas por otros tratamientos, que eran muy fuertes para el hígado, entonces no fue un daño hepático provocado solamente por alcoholismo. Fue eso más otras cosas”, relató.

Henríquez también afirmó que cree que los jóvenes ahora están más calmados y llamó a no “confiar” en el alcohol.

“La gente está mucho más sana, los grupos jóvenes son más tranquilos. La marihuana ha llegado también, mejor que fumen en vez de tomar. El copete es un buen compañero pero te mata. Entonces, no se puede confiar mucho en él. No es un amigo sincero“, sostuvo.

El artista señaló que ahora no puede volver a tomar alcohol si quiere seguir viviendo y dijo que su decisión la tomó a conciencia.

“Me transplanté el hígado para seguir viviendo, no para seguir tomando. Y necesito seguir viviendo para que mi hija tenga un padre, para que Los Tres tengan más discos, salgamos de gira y seamos felices. Hay muchas cosas por hacer aún. Mi decisión fue esa y fue consciente: no me quiero morir todavía, así es que no me voy a morir”, cerró.