El 27 de julio de este 2018, a cuatro meses de que haya terminado su rol como subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy ya tenía claro dónde estaba su futuro. Ese día se constituyó en una notaría del centro de Santiago la sociedad “Inversiones y Servicios Profesionales Ale”.

En la nueva faceta de la ex autoridad, ofrece tanto servicios de asesorías sobre “seguridad pública y persecución penal” como informes ligados a la prevención y resolución de conflictos.

Según se detalla en los objetivos de su negocio y consigna El Líbero, esta incursión en el mundo privado de Aleuy tiene por objetivos “la promoción, incentivo coordinación o estudio de políticas y/o mecanismos de seguridad pública y persecución penal”.

Junto a lo anterior, también busca “divulgar, promover y asesorar a personas naturales o jurídicas, públicas o privadas en todas las materias vinculadas a la seguridad y ciberseguridad”.

Pero no es todo lo que hace el ex subsecretario ahora alejado de La Moneda tras el fin del gobierno de Michelle Bachelet, ya que también ha explorado su rol como conferencista al  realizar actividades académicas relacionadas con la “seguridad pública, minería, ciberseguridad, administración pública y cualquier otra ciencia social”. Por ejemplo, durante la semana pasada se le vio en el Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (Cigiden) para dar una conferencia llamada “El impacto económico y político de los desastres socioculturales”.

“Inversiones y Servicios Profesionales Ale” es una sociedad de acciones cuyo principal y único accionista es el propio Aleuy quien pagó cuatro millones de pesos como capital social, según se puede leer en el texto firmado en la notaría.

Este es el presente del ex hombre de confianza de Bachelet lejos del mundo público y quien terminó su paso por el Ejecutivo duramente cuestionado al defender la cuestionada “Operación Huracán” de Carabineros, en la que se buscó inculpar a un grupo de comuneros mapuche en casos de quemas en La Araucanía.

Justamente ese capítulo podría volver a abrirse en su nueva etapa, ya que el fiscal Carlos Palma, quien lidera la investigación adelantó que se pidió que se cite Mahmud Aleuy a declarar en calidad de testigo.