El hostigamiento ha sido uno de los dolores que ha tenido que enfrentar la familia de Nicole Saavedra a más de dos años del crimen de odio. Sumado a la impunidad en la que se mantiene el caso de la joven que fue encontrada con señales de tortura, tras una semana secuestrada, las señales de lesbofobia no han dejado de hacerse notar en la localidad de El Melón, en Quillota.

Durante la investigación del caso, la familia de la joven lesbiana ha hecho notar que la discriminación la acompañó en diversos momentos de su vida. Sus propios vecinos eran quienes le gritaban insultos en las calles y alguna vez incluso la persiguieron. En el segundo aniversario de su muerte, los Bahamondes y una red de lesbianas y feministas levantaron una gruta en su homenaje, que al otro día amaneció destruida.

A la vez, ese mismo día, denunciaron que los afiches que fueron pegados en las calles pidiendo justicia para Nicole Saavedra fueron destruidos y retirados de las paredes. También fueron denunciados a Carabineros por la acción de propaganda que las activistas desplegaron en el espacio público.

Durante este lunes, María Bahamondes, prima de Nicole y quien ha liderado las acciones en búsqueda de justicia de la familia, denunció en su cuenta de Facebook que nuevamente fueron denunciadas por pegar afiches sobre la joven estudiante de técnico en prevención de riesgos. A la vez, acusó que los panfletos pegados fueron retirados y alguien sumó un cruel mensaje: “Justicia? Merecía más”.

“Llevamos 2 más de años luchando en un pueblo del cual hemos recibido apoyo de algunas amistades de la familia. No esperamos que nos apoyen como pueblo pero mínimo tengan respeto, por el dolor y nuestra lucha“, recalcó María, agregando que “voy a defender siempre a mi prima aunque no esté y no me importa con quien mierda tenga que pelear”.