Durante el pasado sábado 25 de agosto falleció Manuel Vidal, histórico propietario del restaurant de Ñuñoa Las Lanzas. Pese a que el espacio fue fundado por su primo Julio Vidal en 1964, el querido “Don Manolo” se encargó de dirigir el destino del local durante varios años.

La fuente de soda se convirtió en un espacio tradicional de la capital, donde diversas generaciones acostumbraron a encontrarse y compartir. Ubicada en las cercanías de la Plaza de Ñuñoa, el lugar fue el escenario del lanzamiento de algunas candidaturas políticas y rincón de debate para intelectuales, académicos, artistas y músicos. En la década de los 80, el local se convirtió en un reducto social de resistencia contra la dictadura y llegó a ser el rincón elegido para el cierre de la campaña del “No”.

Por su parte, Vidal fue un personaje querido por los cientos de visitantes que pasaron por “Las Lanzas”, quienes lo recordaron en redes sociales y le entregaron sus condolencias a Manuel, su hijo y actual líder del espacio. Otros llegaron a rendirle homenaje en su despedida: entre ellos, Roberto Márquez, líder de Illapu, quien se sentó junto al ataúd de Vidal y entonó una emotiva versión de “Vuelvo”. 

Mira el momento a continuación: