La opinión que la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz ha expresado sobre el aborto no calza con la línea que la derecha chilena mantiene al respecto.

En una entrevista con El Mercurio, Muñoz fue preguntada sobre su postura en el encendido debate sobre la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo más allá de las tres causales, en una ley de plazos, como lo establece el proyecto presentado la semana pasada por diputadas de la oposición.

Al respecto, la abogada indicó que se considera una “fiel y comprometida” defensora de los derechos humanos, lo que involucra los derechos humanos “de todas las personas que existen en nuestro país y en el resto del mundo”. Para ella, los derechos humanos de las mujeres incluyen también los derechos sexuales y reproductivos. “Por tanto, no es que yo promueva o no promueva el aborto. Lo que promuevo es que se respeten los derechos humanos, entre los cuales está el derecho a la reproducción y a la libertad en el ejercicio de la reproducción”, señaló Muñoz.

Al ser preguntada si esta opinión no es contradictoria con su rol como defensora de los derechos del niño, Muñoz fue aún más clara y enfática: “Yo protejo al niño nacido”, expresó sin tapujos. Ante la insistencia de la periodista sobre los derechos del niño que está por nacer, aclaró: “El que está por nacer no es un niño”. Según ella, es a partir de las 14 semanas, “cuando hablamos de generación del cerebro y, en términos médicos, de la generación de un ser humano”. Y reiteró: “A partir de esa fecha hay un asidero científico que tiene que ser atendido”.

Sus palabras ya han encendido la indignación de la comunidad antiabortista en Twitter.