Esta mañana el gobierno confirmó el ingreso de un nuevo proyecto de sueldo mínimo, después de que el Congreso rechazara en tres instancias -comisión mixta, Cámara de Diputados y Senado- su propuesta de que la negociación se someta a un régimen de plurianualidad.

La propuesta original del gobierno contemplaba un aumento de este mes a 286 mil pesos, para pasar después a 300 mil pesos a partir del 1 de marzo de 2019. La plurianualidad implica que, después de ese aumento, la próxima redefinición del sueldo mínimo sea recién en 2021, cuestión que fue rechazada transversalmente por la oposición.

Ahora, el Ejecutivo envió una nueva propuesta, que mantiene la plurianualidad y aumenta en tan solo mil pesos el suedo mínimo a partir de marzo de 2019, quedando así en 301.000. Además, se ofrece un aumento en la asignación familiar, pero por tramos de ingresos. Para quienes ganen menos de 300.101 pesos, el beneficio sube en apenas 56 pesos; se reajusta en 519 pesos para el tramo menor a 314 mil y en 309 pesos para el tramo entre 314 mil y 459 mil pesos.

En cuanto al subsidio familiar, la propuesta contempla un aumento de apenas 56 pesos inmediatamente, mientras que en marzo de 2019 subiría a 519 pesos.

Con el veto sustitutivo del presidente Piñera, ahora el nuevo proyecto volverá a discutirse en el Congreso. Si las dos Cámaras lo aprueban, se convierte en ley y es despachado por el mandatario.

Pero si alguna de las Cámaras rechaza una de las observaciones, deberá votarse y aprobarse el texto completo por 2/3 de los diputados o senadores. Si no se alcanza el quórum, los puntos en cuestión serán eliminados del proyecto, que concluiría ahí su tramitación.

La decisión de Piñera de vetar al Congreso ya causa rechazo en la oposición, que estaría por volver a vetar la iniciativa. “Esta luca es lo que vale en este momento la capacidad de negociación de los trabajadores para el gobierno, es vergonzoso, una vez más están ocupando un mecanismo de la dictadura para dejar a los trabajadores reducidos a la nada y tratar de que se aprueba el reajuste que ambas Cámaras aprobaron. Los trabajadores de Chile para el gobierno valen una luca”, dijo la diputada Pamela Jiles, agitando furiosa un billete de mil pesos en su mano.