Una joven de 17 años denunció que 12 hombres la violaron y la torturaron durante dos meses en Marruecos. Además es esto los victimarios la obligaron a prostituirse y le tatuaron esvásticas en sus brazos.

El caso de Khadija Okkarou causó conmoción en el país por la crudeza del relato. Los hechos ocurrieron en la cuidad de Fquih Ben Salah, ubicada en la región central de Beni Melal. Hasta ahora hay 12 detenidos por la denuncia de la joven.

El padre de Okkarou sostuvo que su condición estable y que le están prestando todo el apoyo necesario. “Nos conmueve el ímpetu de solidaridad con ella”, afirmó a Agence France-Presse.

La joven publicó un video donde relató los abusos que sufrió y contó cómo los hombres cobraban para que otros jóvenes la violaran y además mostró las marcas que le dejaron en su cuerpo, según consignó el diario El País.

Un chico me violó primero. Luego, los demás, uno a uno. Mi vida está destrozada, no puedo ni salir a la calle, me sentí totalmente ultrajada”, relata la joven en el video.

Tras la difusión de su caso, distintas organizaciones de derechos humanos exigieron justicia para Okkarou y pidieron al rey Mohamed VI que preste ayuda médica y psicológica para la joven.

Mira su relato acá: