Son el único establecimiento que aún sigue en la toma feminista, tras más de 100 días de movilización. Siguen presionando porque a pesar de todo este tiempo, aseguran no haber sido escuchadas por el rector, a quien exigen respuestas inmediatas. Es por eso que las estudiantes de la Universidad de Playa Ancha (Upla) decidieron radicalizar su protesta y este lunes iniciaron una huelga de hambre.

Según información entregada por la Asamblea Feminista de la Facultad de Artes de la Universidad de Playa Ancha a Publimetro, serían cuatro las estudiantes las que se mantienen en esta primera huelga de hambre: “Hasta ahora son cuatro compañeras en huelga, pero se sumarán más a medida que pase el tiempo”, advierten las chicas. Según ellas, la intención es bajar la huelga lo antes posible, porque “es la salud de nuestras compañeras la que está en juego”, lamentan.

En un comunicado difundido por las propias alumnas a través de las redes sociales, aseguraron que “las respuestas por parte de rectoría han sido las de dilatar los primeros dos meses de movilización, lo que posteriormente se ha transformado en un ir y venir de respuestas y contra respuestas repetitivas, quebrando el diálogo en la última reunión”.

Aunque las conversaciones se iniciaron desde las primeras semanas de huelga, hasta el día de hoy, el rector, Patricio Sanhueza, no ha dado una respuesta que resuelva las demandas del movimiento estudiantil feminista. La autoridad se resguarda con argumentos como la falta de financiamiento o la conocida crisis económica que arrastra la universidad. Sin embargo, la asamblea feminista de la Upla insiste en que son peticiones “básicas para un espacio educativo y laboral digno, que respete a funcionaria/os, estudiantes y profesora/es”.

Para las estudiantes, la prioridad es aprobar en un máximo de un mes un protocolo contra el acoso que vienen trabajando desde 2016 y desvincular a los profesores y compañeros denunciados por acoso sexual dentro de la Universidad para evitar, así, la revictimización de las mujeres.