La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, está casada con el abogado Gonzalo Molina, quien compartió más de 17 años en el bufete de abogados Barros & Errázuriz con Fernando Barros, hoy presidente del directorio de Oxiquim, una de las tantas termoeléctricas que hoy están en el ojo del huracán por la contaminación masiva que ha afectado a más de 300 personas en la bahía de Quintero.

Barros, además, posee un fuerte vínculo con el presidente Sebastián Piñera, ya que fue su abogado durante años. De hecho, según el libro “Empresarios zombis. La mayor elusión tributaria de la elite chilena”, él fue precisamente uno de los forjadores de la estrategia de elusión tributaria que le permitió al hoy presidente de la República eludir millones en el pago de impuestos, mediante la compra de empresas ya quebradas y hacer pasar cuantiosas utilidades como pérdidas.

El vínculo de Schmidt y Piñera con Barros y Oxiquim ha alimentado la polémica en torno a la contaminación en Quintero, sobretodo porque el gobierno se apuró en culpar a Enap de las emisiones tóxicas, aunque todo parece indicar que habrían más empresas involucradas.

En entrevista con 24 Horas, la ministra Schmidt se refirió a su vínculo con la termoeléctrica: “Aquí no podemos caer en la discusión de mezquindades; que la prima, que la tía, la amiga, era pariente, etcétera. Aquí hay una comunidad que por más de 50 años han estado expuesta a contaminación”.

La ministra insistió en la conversación en culpar a Enap de las emisiones, pese a que ayer el propio presidente Piñera aseguró que todavía se estaban investigando las causas. “El foco lo tenemos que poner en la evidencia, y la evidencia tomada en la superintendencia de Medio Ambiente en los intensivos procesos de fiscalización que se han llevado en todos los procesos de la zona, en la única empresa de la zona hemos encontrado evidencia que pudieran estar generando los niveles de gases de hidrocarburos, es ENAP”, afirmó.

Vale aclarar que esto entra en directa contradicción con lo que ha declarado el propio superintendente de Medio Ambiente, Cristián Franz, quien aseguró a CNN Chile que “solo tenemos la presunción que en sus instalaciones [de Enap] estaría el origen de las emanaciones de gas”.

Consultada por una solución para los vecinos de la zona, la ministra recalcó el mismo anuncio de Piñera, de un nuevo plan de descontaminación. “Como Estado de Chile tenemos que pedir perdón a las comunidades de Quintero y Puchuncaví (…) porque les hemos fallado“, afirmó.

Vale recordar también que el propio gobierno de Piñera había anunciado el mismo plan de descontaminación hace más de 3 meses, según lo denunció el diputado de la zona, Diego Ibáñez: “Esto ya se había anunciado hace más de 3 meses por la ex ministra Cubillos en la comisión de medio ambiente, por tanto no es nada nuevo. Además, es un Plan que se va a basar en una normativa que hoy día está en beneficio de las empresas y que permite contaminar el doble de lo propuesto por la Organización Mundial de la Salud”.