Tras el gigantesco incendio de neumáticos que afectó a Maipú, una bebé prematura, de solo un mes de nacida, tuvo que ser trasladada de urgencia hasta un centro asistencial.

El hecho ocurrió porque sus padres haitianos no manejan español y no lograron comprender la orden de evacuación que se implementó a 500 metros del siniestro. Tampoco nadie los ayudó a explicarles la situación: un problema que ya han vivido anteriormente otros ciudadanos haitianos en el país.

La familia regresó al hogar a pasar la noche, lo que provocó que la lactante presentaba un cuadro de pérdida de conciencia que fue advertido por una vecina que los visitó durante la mañana de este viernes. En las cercanías del lugar se encontraba Ramiro Zepeda, médico de la Universidad de Chile, quien determinó que la pequeña presentaba un cuadro de hipotonia, debido a la falta de oxígeno.

“Se pueden producir daños irreparables al sistema nervioso central”, explicó Zepeda, sobre las consecuencias de respirar el humo tóxico que provocó el incendio.

La bebé fue trasladada de urgencia al servicio pediátrico del Hospital El Carmen, donde fue internada. En el recinto, el profesional que la atendió indicó que la madre de la niña tenía miedo a llevarla a un centro asistencial por temor a que le quitaran a su hija por no tener RUT.