Durante este jueves, una joven de 21 años de Quintero aseguró haber abortado a causa de la contaminación que existe en Quintero y que ha provocado una situación de emergencia ambiental. En conversación con Radio ADN, Fany González apuntó a la atención del hospital Adriano Cousiño de Valparaíso, tras sufrir un episodio de intoxicación estando embarazada.

“Ayer (miércoles) aborté por negligencia netamente del hospital. Asistí anteriormente por síntomas de envenenamiento por los tóxicos que hay en Quintero. Me dieron el alta y me mandaron para la casa. No me dieron suero, ni practicaron ecografías ni ningún tipo de ayuda. Solo que estaba normal y que era normal por el embarazo”, contó.

González aseguró que llegó a su casa posteriormente y el aborto ocurrió a la mañana siguiente. En el hospital le aseguraron que “el huevo estaba vacío y que no me podían dar una solución del porqué había abortado”.

Además, la joven reveló que hay más casos similares que se han reportado en Quintero y especificó que “vienen desde hace años, no está pasando solo desde ahora”. Y agregó que el jueves llegó otra mujer al hospital con síntomas de pérdida presentados desde el lunes y que está esperando su aborto. El mismo medio añadió que se han reportado, de manera informal, otros ocho casos.

Sin embargo, el ministro de Salud, Emilio Santelices, descartó que exista una relación entre los casos de aborto y los episodios recientes de contaminación en Quintero y Puchuncaví: “La probabilidad de que haya una relación de causalidad es baja”, aclaró el secretario de Estado, sin brindar más información al respecto.

Desde el hospital aseguraron que se les ordenó no referirse al tema mientras se recopilan más antecedentes sobre el caso.