Mario Vargas Llosa salió en defensa de Mauricio Rojas y afirmó que el país perdió la oportunidad de tener un ministro que hubiera dejado “una huella de progreso en la realidad chilena”.

A través de una columna publicada en La Nación de Argentina, el escritor afirmó que tiene una gran admiración por el autor de “Diálogo de Conversos”.

“Desde que lo conocí tengo una gran admiración por él, pues lo considero una de las personas más limpias y decentes que he tenido el privilegio de tratar, y por su trabajo intelectual, una veintena de libros que son modelo de rigor conocimiento e inteligencia”, sostiene.

Vargas Llosa culpó a “las calumnias y el descrédito de la izquierda” por el velocísimo paso de Rojas por el gobierno.

(La izquierda) sigue siendo la misma que contribuyó, con su sectarismo extremista y retórica incendiaria e irreal en los tiempos de Salvador Allende, a destruir la democracia chilena y a llevar al poder al sanguinario régimen de Pinochet, que, por supuesto, la golpeó a mansalva”, argumenta.

El autor de “La guerra del fin del mundo” afirma que plantear que Rojas negó las violaciones a los Derechos Humanos con sus dichos sobre el Museo de la Memoria “es un disparate sin pies ni cabeza”.

Lo siento por Chile, no por él ni por sus lectores. Porque entiendo que, ahora, después de esta experiencia frustrante, ha decidido apartarse de todo cargo político para retornar a su trabajo intelectual”, agrega.

Para cerrar, el Premio Nobel de literatura señala que la batalla recién comienza y que “tarde o temprano Mauricio Rojas será el ganador”.

Cabe recordar que Rojas volverá a la vida pública como profesor de la Universidad del Desarrollo donde dictará una cátedra sobre Adam Smith.