Se jugó a estadio lleno. 20.000 personas aproximadamente llegaron hasta el StubHub Center Stadium para disfrutar de la primera vez de Chile vs Estados Unidos.

El público que desde temprano llenó los alrededores del estadio. La costumbre local consta de disfrutar de un asado a las afueras del recinto, para luego acercarse a la cancha. Evitar el alto trafico de la ciudad es la motivación ideal para vivir el “Match Day” desde temprano.

Terminado el calentamiento previo, las jugadoras volvieron al vestuario. A los pocos minutos, salieron en sus uniformes oficiales, ambos equipos caminan al unísono al campo de juego. Explota el estadio. El público recibió a su selección con una ovación generalizada.

Llegó el momento. Comenzó el himno de Chile. Las jugadoras cumplieron lo prometido e invitaron a realizarse el autexamen del Cáncer de Mamas mientras cantaban. El estadio completo lo escuchó con respeto.

Un partido rudo para la roja que a los 8 minutos ya perdía 1-0 contra las campeonas del mundo. La presión de las norteamericanas no deja salir a Chile de su mitad y salvo una que otra llegada de contragolpe, no hay mucha acción en el arco de Alyssa Naeher.

Por su lado las cuatro del fondo; Geraldine Leyton, Carla Guerrero, Camila Sáez y Fernanda Pinilla; no tienen descanso con los contundentes ataques por ambas bandas. Tiane Endler se convierte rápidamente en la figura de la primera mitad. A pesar de algunos errores en los goles de las locales, varias tapadas demuestran porque la portera chilena será la única futbolista en disputar la UEFA Women’s Champions League .

Sin un par de goles anulados -incluyendo un penal- y el marcador habría demostrado la superioridad de las compañeras de Alex Morgan. La figura mundial no pudo marcar su gol, a pesar de jugar un gran partido. La primera mitad terminó 2-0 abajo.

En la segunda parte el físico le pasó la cuenta a las chilenas. Gran parte del partido cumplieron funciones defensivas y tras el cansancio llegaron los cambios. Vimos algunos minutos a la goleadora nacional Daniela Zamora. Un partido ingrato para las delanteras. La jugadora, que volvió al profesionalismo este semestre en Universidad de Chile, intentó desequilibrar arriba. Alcanzó a tener una.

Terminó 3-0. Quince jugadoras pisaron esta noche suelo americano para entrar en la historia del fútbol femenino nacional. Otras cinco lo vivieron desde la banca. Staff, cuerpo técnico, varios chilenos en el estadio y nosotras desde el puesto de la prensa.

Otros, que fueron miles, presenciaron la historia gracias a la transmisión de la TV abierta. Las y los sentimos a todos ahí. El resultado es solo una anécdota. No hubo mucho fútbol. El partido del martes servirá para probar formulas de cómo enfrentar a las potencias mundiales de la disciplina en Francia 2019. Lo de hoy fue hacer historia.