Uno de los protagonistas en los actos de protesta en contra del ex ministro de las Culturas, Mauricio Rojas, fue el poeta Raúl Zurita, quien no toleró los dichos del escritor de “Diálogo de conversos” sobre el Museo de la Memoria.

Zurita analizó este hecho en una entrevista con Radio U. de Chile, donde también habló de lo que fue el actuar de la Concertación durante la transición.

El escritor de 68 años sostuvo que los jóvenes fueron agentes activos en la salida de Rojas del gobierno y que con esto quedó en evidencia que es “absolutamente falso que la juventud no está sensible al tema los Derechos Humanos“.

Para Zurita con este hecho quedó claro que hay una continuidad histórica en la defensa de los Derechos Humanos. Sin embargo, aclaró que su llamado a no asistir a ningún acto oficial donde estuviera Rojas no fue un ataque contra su persona.

“No dije que había que asesinar a Rojas, no llamé a torturarlo, no llamé a arrojarle piedras. Simplemente llamé a no presentarse donde él estuviera. Era lo justo. O sea, esa es la leve diferencia que tenemos con la derecha que cuando tuvo el poder llamó a matar“, afirmó.

El rol de la Concertación durante la transición

El poeta también analizó las luces y sombras del conglomerado que lideró al país tras la salida de Pinochet y afirmó que su gran virtud fue acabar con el terrorismo de Estado.

“La diferencia que hay entre un desaparecido y uno que no desaparece. Esa es una gran cosa histórica. Ahora, tranzó excesivamente, cedió más de la cuenta”, argumentó.

Zurita, quien participó en la campaña de la elección presidencial donde ganó Ricardo Lagos, señaló que cometió un error al apoyar al ex mandatario pero dijo que lo respeta.

Lo apoyé con todo, pero cometí un error. Yo pensé que él era un socialista. Me equivoqué, pero Lagos nunca presumió de ser un revolucionario, por eso digo que fue un error mío“, enfatizó.