La Fiscalía puso su mirada sobre Érika Olivera por posibles aportes ilegales a su campaña desde el gremio de tragamonedas.

Según consigna La Tercera, el Ministerio Público investiga a la hermana de la diputada, Ruth Olivera, quien actualmente es seremi de Deportes de Valparaíso, por supuestos delitos de lavado de activos e infracciones tributarias.

Olivera posee un 10% de participación en la sociedad Salher Gaming Developers Limitada desde el 31 de julio de 2017. La firma posee distintos juegos de “máquinas tragaperras” como “Mario el minero” y “Bingo los 33”.

Ruth Olivera asumió como jefa de campaña y administradora electoral de su hermana, quien ahora ejerce como parlamentaria independiente por RN.

Otro de los investigados es el esposo de Ruth Olivera, Francisco León von Mühlenbrock, quien también participó en la campaña de la diputada como asesor de contenidos y finanzas, y que tiene relaciones con Sebastián Salazar, presidente de la Asociación Gremial de Operadores, Fabricantes e Importadores de Juegos Electrónicos Recreativos de Premio Programado (Fiden).

Esta asociación ha buscado durante años legalizar su actividad en el país. La Fiscalía, en estos momentos, investiga sus movimientos y el lobby que han desplegado entre distintos políticos para conseguir su objetivo a través de un proyecto de ley que fue impulsado por Ximena Rincón y Fulvio Rossi en el año 2013.