La sanción que le dio la Comisión de Ética a Pamela Jiles por increpar al diputado UDI, Ignacio Urrutia, quien dijo que los exiliados eran “terroristas”, causó molestia al interior del Partido Humanista (PH).

Las votaciones a favor de los diputados Vlado Mirosevic y Renato Garín habrían generado tensión en el PH, quienes no entendieron la actitud de sus compañeros de conglomerado.

Según explicó a La Tercera, el presidente de la colectividad, Octavio González, antes de la votación habían llegado a un acuerdo con Garín y Mirosevic para que estos apoyaran a Jiles.

Sin embargo, esto no surtió efecto, y los 13 diputados votaron a favor de la sanción contra Jiles de un 0,2% de su dieta (182 mil).

Los diputados del FA prefieren validar una comisión añeja por sobre el cuidado de los DD.HH.”, sentenció González, quien redactará una carta, criticando la sanción, para la cual espera tener el apoyo dentro del Frente Amplio.