Al igual que la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), este lunes la empresa Oxiquim descartó tener cualquier responsabilidad en la emergencia ambiental que afectó a las comunas de Quintero y Puchuncaví hace algunos días, y que dejó a más de 300 personas intoxicadas.

A través de un comunicado público, la empresa –dedicada a la producción de productos químicos y especialidades– lamentó los hechos y aseguró que “ante las emergencias ambientales producidas, Oxiquim se abocó de manera exhaustiva a la revisión de cada uno de sus procesos, de las operaciones desarrolladas en sus instalaciones en los días previos y del cumplimiento de los protocolos de seguridad”.

Luego de que lo anterior, la empresa aseguró que pudo concluir que en sus operaciones “no usa, comercializa ni almacena los componentes que se han asociado a los daños sufridos por la comunidad”, que corresponden a tres hidrocarburos: metilcloroformo, isobutano y nitrobenzeno. 

Oxiquim ha estado en la palestra como una de las empresas que podrían ser responsables de la grave crisis ambiental, especialmente luego de que se conociera el vínculo entre la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt con el presidente del directorio, Fernando Barros, quien trabajó 17 años como socio de su esposo, Gonzalo Molina, y además es abogado del Presidente Sebastián Piñera.

La empresa no se refirió directamente a las acusaciones, sin embargo, señaló: “Rechazamos las acusaciones infundadas e irresponsables en contra de Oxiquim, las que en definitiva afectan injustamente a las más de 80 personas que trabajan en las instalaciones de Quintero”, sostuvieron.

Consultada sobre el tema en entrevista con Ahora Noticias, Schmidt aseguró que son “discusiones menores” y a las cuales no iba a entrar porque le parecía “irresponsable”.