Luego de los dimes y diretes en que cada uno le echaba la culpa al otro bando, finalmente este lunes, el gobierno y parte de la oposición llegaron a un acuerdo con respecto al reajuste del salario mínimo y el proyecto será ingresado este martes en el Congreso para su tramitación.

Fueron los ministros Andrés Chadwick (UDI), de Interior, Gonzalo Blumel (Evópoli), de la Segpres, Felipe Larraín, de Hacienda, y Nicolás Monckeberg (RN), del Trabajo, se reunieron con los senadores Ricardo Lagos Weber (PPD) y Jorge Pizarro (DC) esta tarde en un edificio de calle Moneda, y donde acordaron un nuevo documento y los temas de plurianualidad y los montos. 

En el caso de la primera, el Ejecutivo cedió parcialmente y aceptó reducirla de 30 a 24 meses, como exigía la oposición, y por otra parte, el reajuste inmediato pasará de los $10 mil que proponía originalmente La Moneda a $12 mil. Según explicó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, “el proyecto contempla un reajuste para el 1 de septiembre, y que de alguna manera compensa el efecto de que no estuvo disponible en agosto”.

De este modo, la iniciativa incluirá un salario mínimo de $288 mil en septiembre, con el compromiso de aumentarlo a $301 mil en marzo de 2019 –solo mil pesos más de la propuesta anterior, que consideraba un aumento a $300 mil–, y un reajuste automático hasta agosto de 2020, fecha en que concluirán los 24 meses y se deberá volver a discutir un nuevo sueldo base. Durante ese período habrá un reajuste de inflación más un 2,5% real.

Tanto Lagos Weber como Pizarro se manifestaron conformes con el acuerdo y, según consigna Radio Cooperativa, aseguraron que esperan que el nuevo texto consiga respaldo en el Congreso. “Yo tengo una labor crítica respecto a la labor del Gobierno en esta materia, pero aquí de lo que se trata es de tener un reajuste que vaya directamente a los trabajadores que lo necesitan y que lo están ganando en Chile”, aseguró Lagos Webber (PPD).