Por tercera vez desde que se inició el proceso judicial contra los carabineros implicados en el montaje de la Operación Huracán, la abogada Karina Riquelme denuncia episodios de hostigamiento policial.

La defensora de Rodrigo Huenchullán -uno de las víctimas de Huracán- relató a Resumen cómo en los pasados días encontró la misma camioneta que ya había denunciado que la fotografiaba en la Corte de Apelaciones de Temuco, “apuntando el camino por donde yo pasé”.

“Puede ser que Carabineros este realizando sus labores, pero lo que es extraño es que me encuentre continuamente con las personas que hemos denunciado. Por recomendación de mi abogado, decidimos dar cuenta de esto porque sabemos quiénes son y se les puede preguntar, efectivamente, que es lo que estaban haciendo. Lo más probable es que digan que estaba haciendo cualquier otra cosa, pero uno ya conoce a la gente, así que es mejor dar cuenta de lo que pasó”, afirmó la abogada.

Vale recordar que Karina Riquelme, junto al equipo del Centro de Investigación y Defensa Sur, presentaron un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones a raíz de este tipo de episodios. El primero, en julio de este año, fue precisamente el mencionado por la abogada, cuando en las primeras jornadas de formalización de los imputados de Huracán, una persona la fotografió a ella y su colega Eduardo Painavilo.

Esa misma noche, estando junto a su hija en su departamento en Temuco, Riquelme fue hostigada con un rayo láser durante varios minutos.

Esta no es la primera vez que el Cidsur presenta un recurso de protección por hostigamiento de Carabineros. En septiembre de 2016 se presentó otro denunciando seguimiento y registros fotográficos por parte de funcionarios de civil de Carabineros.

Vale recordar también que en los últimos años, esta ONG dedicada a la defensa jurídica de comuneros mapuche, ha denunciado cómo los propios abogados han sido sometido a investigaciones de parte de la Fiscalía. En 2011, la Corte Suprema condenó al Estado de Chile por haber sometido al abogado Pablo Ortega, en medio de una investigación por asociación ilícita en la que él representaba a uno de los imputados.

“Los continuos hostigamientos creo que tienen como finalidad, trabajar psicológicamente a las personas que estamos tratando de descubrir delitos de alta gravedad y que repercuten en personas que tienen bastante poder, como lo son los fiscales”, aseguró Riquelme, quien insistió en que su trabajo está protegido por la ley y que no tiene nada que ocultar: “Por esto no tengo medidas de protección a diferencia de los fiscales, que han denunciado hostigamiento policial que le han puesto recursos de protección, cosas en sus ventanas, en su casa, yo no tengo nada de eso y en definitiva me siento segura de que si existen estos seguimientos es porque alguien está muy preocupado de la labor que estamos desarrollando”.