Durante el pasado viernes, la selección chilena de fútbol femenino vivió un histórico encuentro amistoso ante Estados Unidos, que terminó con las actuales campeonas del mundo triunfando por 3-0. Este martes, la Roja enfrenta por segunda vez al equipo liderado por Alex Morgan, un encuentro que se transmitirá por Chilevisión partir de las 23 horas.

Durante la noche del viernes, la transmisión del encuentro marcó 11,2 puntos de rating y fue el quinto programa más visto de la jornada. Además, ya se confirmaron nuevos amistosos para el conjunto chileno ante Australia: el primero será el sábado 10 de noviembre en el Panthers Stadium, en Penrith, y el segundo será el martes 13 en el McDonald Jones Stadium, en Newcastle. También se celebrarán otros compromisos con Sudáfrica, el sábado 6 y el martes 9 de octubre en Chile.

Mientras se prepara para un nuevo juego, la volante Karen Araya comentó el encuentro frente a las estadounidenses: “Fue un partido bastante duro, difícil”, reconoció, agregando que aún tiene mucho por mejorar y trabajar: “Estos partidos son los que a una la motivan para seguir esforzándose por subir el nivel y para tener conciencia de qué es lo que me falta”, señaló en entrevista con La Tercera.

“Creo que la diferencia física es la más notoria. El nivel técnico y el táctico no es tanto. En el plano de la técnica individual, Chile está muy bien, con muchas jugadoras de buen pie. Diferente es el factor físico, por la mayor velocidad de ejecución que tienen ellas, por jugar de primera y sacarse a una jugadora con un solo control. A eso tenemos que apuntar”, enfatizó la seleccionada chilena.

A juicio de Araya, “Estados Unidos es el máximo exponente del fútbol femenino y eso da una motivación extra para competir contra este tipo de jugadoras, que están a otro nivel”.

La jugadora del Sevilla FC aseguró que el conjunto chileno está en el momento justo para potencia su trabajo de cara al Mundial de Rusia 2019: “Habernos medido con las mejores del mundo, con las mayores exponentes del fútbol femenino, nos sirvió bastante para darnos cuenta de que estamos bien, a punto, y con el tiempo a nuestro favor para poder mejorar, sobre todo en las condiciones físicas, porque siento que técnicamente no somos inferiores”.

Por último, reconoció que “sabíamos que con lo que hicimos en la Copa América no nos iba a alcanzar, porque son dos torneos de muy distinto nivel. Esperamos poder dar ese salto de calidad que nos proyecte a un nivel de elite”.