En el día de ayer, el empresario Francisco Mujica reconoció su responsabilidad en el pago de coimas que salieron desde la empresa Corpesca, de propiedad del grupo Angelini, hacia el ex senador Jaime Orpis y la ex diputada Marta Isasi, ambos militantes de la UDI al momento que recibieron los pagos.

Mujica fue sometido a un procedimiento abreviado en el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago, donde se transformó en el primer empresario condenado por financiar de forma ilegal la política.

La fiscal Ximena Chong propuso una pena de 541 días y el pago de 60 millones de pesos de multa, sentencia que se oficializará el día viernes. “El imputado aceptó los hechos y en función de eso se moderaron las pretensiones punitivas. Pero lo relevante es que se asienta, con sentencia judicial, la existencia de delitos de soborno”, aseguró la persecutora.

Lo importante de que exista la sentencia contra Mujica, es que acredita el pago ilegal hacia Orpis e Isasi.

Otra situación es la de la pesquera del grupo Angelini que también será sometida a un juicio. Corpesca arriesga una multa que puede llegar a los mil millones de pesos y la prohibicón de 5 años de celebrar actos y contratos con organismos del Estado.

Orpis, en tanto, está más complicado, pues la Fiscalía pide 12 años de cárcel por fraude al fisco, 6 años por cohecho y tres años de presidio por ilícitos tributarios, además de la inhabilitación perpetua para ejercer cargos púbicos.