La renuncia de la diputada del Partido Humanista, Pamela Jiles, a la comisión de Familia de la Cámara de Diputados, después de la sanción que recibió por increpar a Ignacio Urrutia, quien tildó a las víctimas de la dictadura como “terroristas con aguinaldo”, causó revuelo dentro del Frente Amplio.

Diputados de diversos movimientos del conglomerado rechazaron la sanción en contra de la parlamentaria e incluso llamaron a que reconsidere su decisión.

Uno de los que ha estado en el centro de la polémica es el diputado de Revolución Democrática, Renato Garín, quien votó a favor de la sanción y que ahora le pidió disculpas públicas a la periodista.

Quiero y admiro a Pamela. NO la traicioné. Dado que la comisión decidió sancionar, debimos tomar una decisión y escogí la sanción más baja posible. La multa recibida por Urrutia fue 35 veces superior. Con todo, entiendo el enojo de Pamela y le pido disculpas si la decepcioné“, sostuvo Garín.

Por su parte, la diputada de Izquierda Libertaria, Gael Yeomans, criticó al bloque por “el espectáculo vergonzoso” que están dando y lamentó la decisión de Jiles.

Otro de los que pidió que la diputada reconsiderara su decisión de renunciar a la comisión de Familia fue el diputado autonomista Gabriel Boric, quien llamó a hacer una autocrítica dentro del bloque tras esta crisis.