Durante la mañana de este miércoles falleció la presentadora de la BBC, Rachel Bland, quien se despidió de sus oyentes tras una pelea de dos años contra el cáncer de mama. Su familia confirmó que murió en paz en su hogar, en compañía de sus seres queridos. 

“Era una locutora increíblemente talentosa, además de una hija, una hermana, una tía, una sobrina, una esposa maravillosas y muy queridas, y lo más importante para ella, una madre para su pequeño y precioso Freddie”, señaló su marido a través de un comunicado. Steve Bland se casó con la periodista hace cinco años y ambos tenían un hijo de dos, Freddie.

En noviembre del año pasado, Rachel fue diagnosticada con cáncer y en mayo, hace pocos meses, le informaron que su enfermedad no tenía cura. Hace solo unos días, la mujer escribió en su Instagram su despedida: “Me temo que ha llegado el momento, amigos. De repente me dijeron que solo tengo días. Es muy surrealista. Muchas gracias por todo el apoyo que he recibido. Debs y Iozz continuarán con el podcast #youmebigc. Au revoir, mis amigos”.

Apenas conoció la noticia, Bland comenzó a empaquetar 18 regalos para su hijo, con el objetivo de que le sean entregados en sus próximos cumpleaños. También compró un perfume para que él pueda recordar su olor, redactó instrucciones para su marido y se disponía a escribir un libro de memorias sobre sus 40 años de vida. Sin embargo, la enfermedad avanzó súbitamente, obligando a la comunicadora a dejar de lado su biografía.

Para Freddie“, se llamaría el escrito de la comunicadora, que ella misma describió como “una carta de amor para mi hermoso niño que espero que deje una huella de mí y de mi amor por él a su alrededor para siempre”.