Hace cuatro meses, fue la dirigenta del Club Badminton de la Asociación de Fútbol de Rahue Bajo, Carol Jara, quien inició la idea de levantar un equipo de fútbol de haitianos en Osorno. El conjunto es integrado por 24 extranjeros que sueñan con lograr un título.

En conversación con El Austral, la DT y dirigenta contó que todo comenzó cuando “un familiar quiso traer a dos jugadores haitianos y se incorporaron a primera serie. Conversando entre ellos comenzaron a llegar más y ahí nació la idea de tener un equipo de haitianos que juegue bajo el alero de nuestro club”.

Jara asegura que se han sorprendido del buen juego y de la rapidez de los futbolistas. Hoy, el equipo se llama “Bádminton Haití”, en reconocimiento a sus jugadores. Hasta entonces, nunca en la provincia había nacido un club de fútbol conformado solo por extranjeros.

Los jugadores conviven en el estadio Schilling con hinchas nacionales y haitianos apoyando a sus respectivos equipos. El domingo pasado, el Bádminton Haití se impuso por 3 a 2 goles ante el elenco de Liverpool B. Gracias al resultado, quedaron en el sexto puesto del certamen con 14 puntos, a solo ocho unidades del líder Cristal.

La entrenadora Carol Jara aseguró que han ganado varios partidos y el equipo cada vez juega mejor: “Comenzamos en abril a conformar el equipo y si bien uno siempre sueña con lograr el título, queremos ir paso a paso y lo primero es quedar entre los ocho primeros para disputar la liguilla”.

Sin embargo, la adiestradora del conjunto aseguró que sus jugadores también han sufrido discriminación en la cancha: “No todos nos han aceptado de buena manera, yo diría que es un 50 y 50 por ciento. He tenido incluso algunos jugadores que han salido llorando porque les han gritado desde las tribunas o los mismos rivales les han dicho cosas en cancha. Afortunadamente no ha habido peleas que lamentar”, comentó Carol.

También hubo rechazo de parte de dos clubes al momento de ser aceptados para disputar la categoría, pero la dirigenta espera que con el tiempo el racismo vaya quedando en el olvido. Hoy, quienes componen el equipo viven en Osorno, la mitad de ellos tiene trabajo y el resto está desempleado.

La DT relató que “cada vez que tenemos partido yo llevo cosas como pan o mortadela y bebida para que puedan comer algo, porque es una forma también de ayudarlos porque no todos tienen trabajo. Uno igual tiene que hacer una labor social porque lo necesitan. Yo trato de colaborar de acuerdo a mis posibilidades”.

Del mismo modo, Jara aseguró a El Austral que, pese a las dificultades, los jugadores siempre están de buen ánimo y son responsables con sus exigencias. Además, aprovechó de celebrar que hace unas semanas recibieron un juego de camisetas por parte de CCU: “Se nos acercaron de la empresa porque nos querían ayudar con implementación porque no contábamos con juego de camisetas. Fueron a dejarlas al estadio, con los colores eso sí, propios de nuestro equipo que es Bádminton”, contó.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Fútbol de Rahue Bajo, Jorge Molina, aseguró que “estamos muy contentos porque le abrimos un espacio al equipo para que pudiesen jugar y en general los otros equipos los han recibido de buena manera. Es parte de la inclusión que todos debemos tener con las personas que llegan de otros países”.