No hay luz, ni agua. Con solo un diferencia de horas, Japón fue azotado por el tifón Jebi, el peor en los últimos 25 años, y un terremoto de magnitud 6,7 en la escala Richter. Es por eso que la Asociación de Fútbol de Japón (JFA) decidió suspender el partido que estaba agendado para este viernes con la Roja.

El lugar elegido era la ciudad de Sapporo, en le segunda isla nipona más de grande, Hokkaido, al norte de Japón, zona en la que el movimiento sísmico dejó al menos nueve personas muertas, una treintena de desaparecidos, decenas de heridos y otras tantas construcciones y viviendas en el suelo.

El sismo también provocó un apagón que afectó a 3 millones de personas y hogares, y varios incendios, por lo que no están las condiciones para poder jugar un partido de fútbol mientra se realizan las gestiones de rescate y reconstrucción. Todo, a días de que la zona sur fuera golpeada por otra inclemencia natural.

Y es que Osaka, la segunda ciudad más importante de Japón, solo superada por Tokio, fue víctima de un tifón que dejó 11 muertos, cientos de heridos y numerosos daños  material, siendo uno de los más complejos, junto con las viviendas afectadas, la destrucción del aeropuerto de Kansai, el que quedó inundado y aislado con 3.000 pasajeros y varios centenares de empleados en su interior luego de que un petrolero chocara con el puente que une el lugar  ubicado en una isla artificial con tierra firme.

En tanto que la información sobre la suspensión del encuentro amistoso fue comunicada por la ANFP, tras la confirmación de su par japonés: “Informamos que el duelo de #LaRoja y @jfa_en fue suspendido a causa del terremoto que afectó a Sapporo el día de ayer”.

El plantel de la Roja se encuentra en perfecta condiciones en Sapporo y ahora están a la espera de poder subirse a un avión y partir a Corea del Sur, selección con la que jugarán un partido el martes a las 08:00 horas de Chile.