Distintas organizaciones se han manifestado desde hace años para demandar el retiro de la estatua en honor a José Toribio Merino, quien fue uno de los miembros de la Junta Militar.

Durante el pasado miércoles, la agrupación “Ciudadanos por la Memoria”, junto a miembros de las Fundaciones Helmut Frenz y Enlace Pedro Holz, la Comisión Ética Contra la Tortura (CECT) y la organización Educación y Participación (EDUCAP), realizaron una manifestación frente al Museo Marítimo de Valparaíso, exigiendo el retiro del monumento al militar golpista.

La agrupación suma años de trabajo por la eliminación de todo tipo de monumentos que recuerden a violadores de derechos humanos. Durante el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet recolectaron firmas para respaldar una solicitud, que en los mismos términos que la actual, le hicieron al comienzo de su mandato y que nunca tuvo una respuesta definitiva.

En la actividad, “Ciudadanos por la Memoria” recordaron que Merino Castro se amotinó contra su Comandante en Jefe y usurpó el mando de la Armada para iniciar el golpe de Estado de 1973. Igualmente, señalaron que tiene, indiscutiblemente, la responsabilidad del mando por las violaciones contra los derechos humanos cometidos por personal de la Armada durante toda la dictadura, tiempo en que permaneció a la cabeza de la institución.

En este sentido, desde la organización recalcaron que “en su calidad de amotinado y responsable, al menos político, de las violaciones de derechos humanos señaladas, es impresentable que en un país democrático sea objeto de homenajes por una institución del Estado de Chile. Ese homenaje abandera políticamente a la Armada, una institución de todos los chilenos, y la enajena de una buena parte de la ciudadanía”, concluyeron.

Recientemente, la Cámara de Diputados aprobó un acuerdo dirigido al Ministerio de Cultura, para concretar la remoción de la cuestionada estatua de Merino.