@EstadoEdita es una cuenta de Twitter que desde hace cuatro años identifica cada una de las modificaciones que, desde las IP del Gobierno, se hacen en Wikipedia.

Creada por los ingenieros Álvaro Graves y Javier Sajuria, la cuenta publica un tuit ante cada modificación. Y la última publicación llamó inmediatamente la atención. La cuenta identificó un cambio en la palabra “lucro”, realizado desde el Ministerio Secretaría General de Gobierno, dirigido por la vocera Cecilia Pérez, el que se realizó en algún momento entre el 4 de julio y el 6 de septiembre de este 2018.

Pero el detalle de los cambios es lo más llamativo. Los cambios consideran, por ejemplo, definir que “el lucro no tiene connotación negativa ni positiva y puede ser perseguido o anhelado con legitimidad como derecho individual o colectiva y de forma pública o privada”.

También se puede ver una comparación de las modificaciones. Un párrafo, antes del cambio decía lo siguiente: “Se ha discutido sobre la neutralidad del término, dado a promueve o critica el funcionamiento del modelo económico capitalista pudiendo tener el matiz de que todo lucro es mal habido o abusivo, o por el contrario incluso como propaganda se ha pasado de defender el legítimo derecho de beneficiarse por facilitar la producción o distribución de un bien o servicio, a la ”’distorsión”’ de que el lucro es lo que financia los costos de producción y no los excedentes de la comercialización, retirando así la atención sobre el lucro abusivo, la usura y los monopolios”.

Y así quedó después: “Se ha intentado políticamente quitarle la neutralidad al término, por tratarse de una “palabra fonéticamente fea” (fácil de relacionar con hurto, truco, ogro, loco, estupro, orto,…etc), usando su cuestionamiento para critica del funcionamiento del modelo económico capitalista dándole el matiz de que todo lucro es mal habido o abusivo, relacionándolo con la usura o la avaricia, o por el contrario incluso como propaganda se ha pasado de defender el legítimo derecho de beneficiarse por facilitar la producción o distribución de un bien o servicio, a la ”’distorsión”’ de que el lucro es lo que financia los costos de producción y no los excedentes de la comercialización, retirando así la atención sobre el lucro abusivo, la usura y los monopolios”.