Durante el pasado jueves, Carabineros inició su plan de acercamiento a los ciudadanos con una botella de agua y en un negocio de La Vega. Atrás quedó el anuncio oficial de la institución sobre un convenio firmado con Starbucks para implementar conversaciones con los uniformados en algunos de sus locales. 

“A nivel nacional se hacen más de 300 reuniones informativas y actividades diarias con niños y vecinos, a parte de los procedimientos que son casi 30 por minuto. La idea partió de cómo poder visibilizar eso; cómo lo hacemos noticia”, explicó Carlos Ritter, teniente del departamento de Comunicaciones de Carabineros.

El policía explicó que vieron que en Estados Unidos estaba la idea de “Coffee with a Cup” y señaló que “nos pareció amigable y sabíamos que en algún momento iba a generar problemas con que fuese en Starbucks, que es una de las cadenas más grandes a nivel mundial, pero a la que no todos tienen acceso. A raíz de eso podríamos hacer noticia para bien o para mal, pero la idea era que la gente supiera”.

Según la institución, antes de dar a conocer la iniciativa, se habían contactado con Arturo Guerrero, vocero del emblemático mercado, para elegir un día al mes en que se realicen los encuentros. Al igual que en los locales Starbucks, dispondrán de personal que pertenece a las oficinas comunitarias de las comisarías del país en el tradicional mercado.

De las primeras conversaciones informales surgió la idea de implementar bicicletas, además de interiorizar a la comunidad migrante con los procedimiento policiales: “Hemos bajado la delincuencia y la victimización conversando y generando alianzas estratégicas, pero cuando vemos un carabinero poco humilde, que tiene el poder y no lo usa correctamente, le decimos que está mal. Si esto es para los dos lados”, reparó el comerciante.

La noticia de los encuentros policiales con ciudadanos en diversos rincones del país provocó que el dueño de una cafetería en Tomé y que instituciones como Bomberos les hayan ofrecido un espacio. La idea de Carabineros de ofrecer a sus funcionarios para compartir un café -y con ello, entre otros objetivos, recuperar la confianza de la ciudadanía- sigue en pie pese a las críticas y debería comenzar a implementarse en octubre próximo.