El gobierno de Donald Trump discutió un posible golpe de Estado en Venezuela con militares rebeldes del país sudamericano.

Según consigna The New York Times, el gobierno de Estados Unidos sostuvo conversaciones secretas con militares venezolanos. Todo esto bajo la versión de funcionarios estadounidenses y un ex comandante venezolano.

El gesto de Trump de decir que estudiaba una “opción militar” para el país gobernado por Nicolás Maduro, fue bien recibida por los sectores golpistas que trataron de comunicarse con la Casa Blanca.

Estos militares le pidieron  a Estados Unidos un plan que contemplaba la instalación de un gobierno de transición liderado por el Ejército con el fin de mantener la estabilidad del país hasta convocar a nuevas elecciones.

En un comienzo el gobierno de Trump se mostró cauto frente a la propuesta, sin embargo, después de muchas discusiones decidieron reunirse con los venezolanos.

Los militares tenían pensado hacer un golpe de Estado el verano pasado cuando el gobierno de Venezuela decidió suspender las funciones de la Asamblea Nacional, que fue reemplazada por la Asamblea Nacional Constituyente. Sin embargo, no llevaron sus planes a cabo para evitar una “masacre”.

Los militares le pidieron a Estados Unidos radios cifrados para poder comunicarse de manera secreta. Sin embargo, en una segunda reunión que sostuvieron con un diplomático enviado por Trump, esto fue rechazado.

Esta información viene a apoyar la tesis de Nicolás Maduro, quien ha planteado que Estados Unidos ha buscado derrocarlo por la vía militar y también viene a demostrar que el país norteramericano sigue con su política de intervención en sudamérica.

Según la diplomática para asuntos latinoamericanos de la administración de Barack Obama, Mari Carmen Aponte, “esto va a aterrizar como una como una bomba”, en la región.