El gobierno de Estados Unidos busca ampliar el periodo de detención de niños inmigrantes a través de una propuesta para modificar la normativa vigente.

Hasta ahora estas detenciones están regidas por un acuerdo judicial conocido como “Flores” y que determina que los menores deben ser detenidos en las condiciones “menos restrictivas” posibles y por no más de 20 días.

La iniciativa del gobierno de Donald Trump busca acabar con este pacto judicial para poder retener a los niños junto a sus padres en los centros de detención familiar del servicio de inmigración, según consigna The New York Times.

Uno de los objetivos de la nueva norma es castigar a los migrantes por cruzar la frontera de manera ilegal junto a sus hijos, como una forma de desincentivar que esto suceda. Según el gobierno, las familias cruzan con menores de edad para paliar las consecuencias de cruzar sin permiso.

El acuerdo Flores fue establecido en 1997, momento en que se inició una acción legal contra la detención de un niño migrante que denunciaba que ésta era dañina para la salud mental y física de los menores.

Las organizaciones activistas en materia migratoria ya miran con atención las nuevas regulaciones que pretende implantar Trump y señalaron que éstas aumentan el riesgo de la familias que buscan llegar a Estados Unidos.

La directora del programa de Derechos Migrantes y Justicia de la organización Women’s Refugee Commission, Michelle Brané, sostuvo que las propuestas del gobierno demuestran que éste “ha abdicado respecto al resguardo de los Derechos Humanos”.