A las 11 de la mañana un grupo de vecinos salió a las calles de Quintero para manifestarse en contra de la contaminación que aqueja a la zona y que ha dejado a decenas de intoxicados.

La manifestación, que congregó a cerca de 300 personas, se desarrollaba de manera pacífica hasta que se comenzaron a generar incidentes en el ingreso a Ventanas por la Ruta F-30-E. Fue allí donde Carabineros reprimió la protesta con efectivos de Fuerzas Especiales y detuvo a nueve personas, entre ellas, una mujer embarazada.

Durante el camino, los manifestantes se detuvieron fuera de las empresas que están en el sector y que serían las responsables de los casos de intoxicación que afectan a la comunidad.

“Ya van tres semanas desde que la comunidad se ha movilizado y hoy por primera vez en la marcha familiar hay detenidos. Nueve detenidos y una embarazada de 8 meses. Esta situación ya se hace insostenible. El presidente tiene que dar muestras de soluciones estructurales, con la confianza de la comunidad, una mesa de trabajo que aborde estos problemas, porque sino mi impresión es que el conflicto se va a seguir profundizando“, afirmó el diputado del Frente Amplio, Diego Ibáñez.

Dentro de las peticiones de los manifestantes está el cierre momentáneo de las faenas de las empresas que siguen contaminando el sector y afectando la salud de la población.