Mañana 11 de septiembre se cumplen 45 años del golpe de Estado contra el presidente Salvador Allende y el inicio de una dictadura militar que trajo consigo los horrores más terribles de la historia reciente de nuestro país. Un país controlado por militares que no dudaron en reprimir, torturar y asesinar a su propio pueblo durante 17 años.

A pesar de que la justicia ha tardado, las violaciones a los derechos humanos han sido rechazadas tajantemente por los horrendos crímenes ejecutados durante la dictadura encabezada por Augusto Pinochet. Sin embargo, el Ejército mantiene en sus dependencias cinco placas y tres fotografías que recuerdan al ex General del ejército y ex agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), Manuel Contreras Sepúlveda, condenado a más de 500 años por los crímenes de lesa humanidad en los que estuvo involucrado.

En el reportaje realizado por Radio Bío Bío, se señala que en la Academia de Guerra del Ejército se encuentran 3 cuadros con fotos del ex general y 2 placas con su nombre. En las imágenes Contreras aparece como alumno graduado y profesor de oficiales de Estado Mayor, y una que lo recuerda como director de la Academia en la galería de oficiales del recinto militar. Por su parte, una de las placas es de cuando obtuvo el mérito al honor por lograr el primer puesto como estudiante y la otra recuerda su periodo como director de la academia.

Las restantes placas se encuentran en el la actual Escuela de Ingenieros del Ejército en San Antonio, una de las placas está en el cuadro de mando de la secretaría de estudios, otra es de cuando obtuvo la primera antigüedad en un curso de tenientes y la tercera se encuentra en el patio de honor, recordando su paso como director del instituto.

Estas útlimas placas revisten la mayor gravedad y lo impresentable de esta situación, debido a que el lugar donde se encuentra la Escuela de Ingenieros, durante la dictadura militar funcionaba el Regimiento Tejas Verdes. Lugar considerado como el centro de operaciones de la DINA, y que desde el 11 de septiembre de 1973 fue utilizado como campo de concentración para prisioneros y donde se registró la cuna de los experimentos de tortura de la dictadura.

El abogado de víctimas de Derechos Humanos, Cristian Cruz, calificó este hecho como “absolutamente impresentable”, agregando que el que se rindan estos homenajes permanentes a genocidas como Manuel Contreras, demuestra que el alto mando del Ejército “se mantiene anclado a la peor etapa de la vida institucional del Ejército y desoye el reproche que una sociedad civilizada efectúa a los criminales”.

Agregó que esto arriesga a comprometer el pasado de horror con las nuevas generaciones del ejército, ya que “lo que para el resto del mundo es criminal y abominable para ese alto mando resulta meritorio”. Además criticó que las autoridades civiles, Chile Vamos ni Nueva Mayoría, reprendan estas actitudes ni ordenen medidas de reparación a las víctimas. Cruz hizo la petición a las autoridades de la institución para que retirasen las placas y fotos de Contreras, y aunque el Comandante Martínez Mentenau se comprometió de palanbra a ahcerlo, a un mes de esta solicitud no ha recibido respuesta alguna.

Desde el Ejército solo se limitaron a dar como respuesta que, “el Ejército de Chile hace más de 208 años de historia, mantiene en sus distintas unidades a lo largo del país, las imágenes de quienes fueron sus comandantes a lo largo de la historia de cada unidad como testimonio de quienes sirvieron en ellas, no constituyendo esas imágenes honores militares”.

En redes sociales se ha criticado al Ejército por mantener este homenaje a quien fuera a uno de los “mayores criminales” de la historia de Chile, y demandan a que se retiren estos honores a la brevedad.