Esta mañana, en una entrevista con los periodistas Iván Fuentes y Edith de la Rosa en Radio Imagina, la diputada Pamela Jiles se refirió a la situación del Frente Amplio a raíz de la sanción recibida por parte del Comité de Ética y su posterior renuncia en la presidencia de la Comisión de Familia durante la semana pasada.

Para la parlamentaria del Frente Amplio (FA), la coalición “ha vivido en crisis desde que nació y seguirá viviendo en crisis y, además, tiene que ver con nuestra esencia que es que sin pasión, sin drama, sin crisis no hay acción revolucionaria”.

Además, respondió a los juicios emitidos por algunos parlamentarios de la coalición, quienes afirmaron que lo sucedido fue “un triste espectáculo a la prensa”. Para la diputada, “no estamos dando ningún espectáculo. Estamos haciendo los debates que hay que hacer y lo estamos haciendo sin “cocina”, lo estamos haciendo aireadamente con la gente, con la ciudadanía y eso se produce a través de los medios de comunicación y de las asambleas”.

Disputa interna y diversidad en la coalición

En la entrevista, la diputada agregó que actualmente “hay una disputa al interior del por la hegemonía del FA” donde “no ha sido fácil” para sus pares Gabriel Boric (MA), Giorgio Jackson (RD) y Vlado Mirosevic (PL), diputados que ya llevan un periodo anterior en la Cámara. “Les ha costado mucho pasar de tres a veinte y ha producido de pronto problemas como, por ejemplo, que algunos de ellos se sientan autorizados a hablar a nombre del FA”, aseguró.

“Ha habido cierta tendencia de algunos de ellos a apropiarse del nombre en circunstancias que, en día de hoy, se impone a escuchar a nuestras bases, en primer lugar, y nadie puede rogarse la representación del FA porque se les antoja”, agregó.

¿Derecha en el FA?

La “Abuela diputada”, además, le recordó a los periodistas que el Frente Amplio “es un pacto electoral exitoso que logra, en tiempo récord, un millón de votos, un 20% en la votación y una cantidad de una bancada parlamentaria muy importante”.

“A esta coalición, también concurren, también digámoslo claramente, desde personas de la izquierda histórica, pasando por todo el espectro, a personas de derecha”, señaló.

Para Jiles, “el FA no es sus dirigentes, son sus bases, son sus territorios”. Recordemos que Jiles fue la segunda diputada electa con más votos en la coalición. “A esa votación concurre gente de derecha y es gente que tiene todo el derecho de formar parte del FA”, afirmó.

Pelea por la marca

En esta disputa al interior de la coalición, la Abuela afirmó que en algunos dirigentes se da “lo que se diría en términos de marketing, la pelea por la marca e intentan hacer, lo que ha quedado claro este fin de semana, una purga”.

Frente a esa actitud de algunos parlamentarios de la coalición por querer fijar “una línea divisoria” entre quiénes pueden o no estar dentro de la coalición, la diputada decretó que será “una enemiga feroz de quienes intenten dejar fuera las decisiones de aquellos movimientos”.

“Nosotros somos 14 movimientos y hay quienes pretenden dejar fuera, por ejemplo, a aquellos que no tienen representación parlamentaria, dejarlos fuera de esas decisiones y dejarlos fuera del FA. Eso no lo vamos a permitir porque no hay nadie que pueda arrogarse ser el dueño, ser el patrón de la marca, ser el patrón del FA. Aquí lo construimos todos y, fundamentalmente, lo construye el territorio”, puntualizó.

Derechos Humanos

Durante la mañana de ayer, se realizó la marcha que conmemoró a los detenidos desaparecidos, torturados y ejecutados políticos durante la dictadura de Augusto Pinochet y donde la Abuela marchó junto a sus bases.

“Estuve ayer durante toda la marcha y no me encontré en ninguna parte con los compañeros Garín y Mirosevic que me imagino no habrían sido muy bien recibidos en una marcha de DD.HH.”, indicó.

En relación al episodio ocurrido con el diputado UDI Ignacio Urrutia, la Abuela confesó que es “aplaudida y muy ovacionada” por las bases, señalando al cambio en materia de DD.HH. en Chile con el arribo del FA al Congreso. “Llegó una fuerza destinada a impugnar el poder, no a acomodar al poder, no a quedar enchufados en sus asientos contemplando”, justificó.

Respecto a la sanción unánime que recibió con voto de los diputados Garín y Mirosevic, la parlamentaria tiene la impresión de que “hay dirigentes del FA que están intentando escuchar a la élite y convertirse en el nuevo partido del orden”.

“Cuando escuchamos, por ejemplo, que les interesa tanto este reglamento, estas fórmulas con secretismos de una determinada comisión es como querer quedar bien con la élite en circunstancia que nosotros estamos mandatados para representar los intereses populares en el Parlamento y los intereses populares hacen que cuando son insultados los detenidos desaparecidos, los torturados, la gente que ha sufrido violaciones a los DD.HH., nosotros tengamos la obligación moral de pararnos y enfrentar eso”, aclaró.

En palabras la Abuela, “la gente está indignada con la votación de los dos parlamentarios porque, al interior de la Comisión de Ética, no me insultan a mí al concurrir con su votación al sancionarme, están sancionando la dignidad de nuestros muertos. Y esto, por supuesto, causa indignación popular”.